Actualizar

jueves, febrero 2, 2023

El inevitable clima extremo que tendremos que soportar

La diferencia entre el objetivo de Naciones Unidas y los compromisos reales de los países es de solo 1ºC, lo que puede parecer insignificante. Pero un estudio de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos, publicado en Science Advances, encuentra que incluso esa diferencia de un grado podría aumentar la probabilidad de clima extremo.

Los compromisos derivados del Acuerdo de París no bastan para cumplir el objetivo de dicho pacto de limitar el aumento de la temperatura a menos de 2 grados sobre niveles preindustriales.

La diferencia entre el objetivo de Naciones Unidas y los compromisos reales de los países es de solo 1ºC, lo que puede parecer insignificante. Pero un estudio de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos, publicado en ‘Science Advances’, encuentra que incluso esa diferencia de un grado podría aumentar la probabilidad de clima extremo.

En este estudio, Noah Diffenbaugh, profesor de la Fundación Kara J de Ciencias del Sistema Terrestre en la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de Stanford, y otros investigadores de la Universidad de Columbia y el ‘Dartmouth College’, también en Estados Unidos, ampliaron el trabajo anterior analizando datos climáticos históricos, que demostraron cómo las emisiones han aumentado la probabilidad de récord de eventos de calor, humedad y sequía en el clima actual.

Ahora, el equipo analizó modelos similares para estimar la probabilidad de eventos climáticos extremos en el futuro bajo dos escenarios del Acuerdo de París: incrementos de 1,5 a 2 grados si los países cumplen con sus aspiraciones, o de 2 a 3 grados si cumplen los compromisos que ellos han hecho.

«Los grandes aumentos en la probabilidad de eventos récord se reducen si el mundo logra los objetivos a los que se aspira en lugar de los compromisos reales«, dice Diffenbaugh, quien también es investigador en el Instituto de Stanford Woods para el Medio Ambiente. «Al mismo tiempo, incluso si se alcanzan esos objetivos, todavía viviremos en un clima que tiene una probabilidad sustancialmente mayor de eventos sin precedentes que el que tenemos ahora«, agrega en un comunicado.

Eventos extremos ahora y en el futuro

El nuevo estudio es la última aplicación de un marco de eventos extremos que Diffenbaugh y otros investigadores de Stanford han estado desarrollando durante años. Han aplicado este marco a eventos individuales, como la sequía de California 2012-2017 y las inundaciones catastróficas en el norte de India en junio de 2013.

En su documento de 2017 sobre eventos graves, encontraron que el calentamiento global debido a las emisiones humanas de gases de efecto invernadero ha elevado las probabilidades de los eventos más populares en más del 80 por ciento del mundo para los que se dispuso de observaciones fiables, al tiempo que aumenta la probabilidad de extremos tanto húmedos como secos.

El marco se basa en una combinación de observaciones climáticas históricas y modelos climáticos que pueden simular la circulación global de la atmósfera y el océano. El equipo utiliza la producción de estos modelos bajo dos condiciones: una que incluye solo influencias climáticas naturales, como la mancha solar o la actividad del volcán, y otra que también incluye influencias humanas como el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono. Los científicos compararon las simulaciones con datos históricos de eventos extremos para evaluar si la condición con influencias naturales o humanas representa mejor la realidad.

Para el nuevo estudio, los investigadores ampliaron la cantidad de modelos climáticos de su artículo anterior que habían investigado el grado de calentamiento global que ya se había producido, reforzando sus conclusiones anteriores. Entonces, utilizaron sus hallazgos para predecir las probabilidades de eventos graves en los dos escenarios del Acuerdo de París. Aunque los investigadores sabían que los aumentos de temperatura probablemente conducirían a un incremento en los eventos graves, la marcada diferencia en los resultados de los dos escenarios les sorprendió.

Los investigadores descubrieron que las emisiones consistentes con los compromisos adquiridos por los países probablemente tengan como resultado un aumento de más de cinco veces en la probabilidad de noches cálidas récord en aproximadamente el 50 por ciento de Europa y más del 25 por ciento de Asia Oriental. Es probable que estos 2 o 3 grados de calentamiento global resulten en un incremento mayor a tres veces en días lluviosos récord en más del 35 por ciento de América del Norte, Europa y Asia Oriental. Los autores encontraron que este nivel de calentamiento también es probable que conduzca a aumentos en los días calurosos, junto con noches más frías y heladas más cortas.

Cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento a escala global a menos de 2 grados es probable que reduzca el área del mundo que experimenta un aumento mayor a tres veces en la probabilidad de eventos que establecen un récord. Sin embargo, incluso en este nivel reducido de calentamiento global, es probable que el mundo experimente un incremento en los eventos récord en comparación con el presente.

Una oportunidad para salir adelante

Cuando la gente construye una presa, planifica la gestión de un río o construye una llanura aluvial, es una práctica común basar las decisiones en datos históricos pasados. Este estudio proporciona más evidencia de que estas probabilidades históricas ya no se aplican en muchas partes del mundo, ayuda a aclarar cómo se verá el clima en el futuro y podría ayudar a los responsables de la toma de decisiones a diseñar planes en consecuencia.

«Los daños por fenómenos climáticos y climáticos extremos han aumentado y 2017 fue el año más costoso registrado –apunta Diffenbaugh–. Estos crecientes costos son una de las muchas señales de que no estamos preparados para el clima actual y mucho menos para otro grado de calentamiento global». «Pero la buena noticia es que no tenemos que esperar y ponernos al día –añade Diffenbaugh–. En lugar de eso, podemos utilizar este tipo de investigación para tomar decisiones que crean la capacidad de recuperación ahora y nos ayudan a estar preparados para el clima al que nos enfrentaremos en el futuro».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés