Actualizar

martes, enero 31, 2023

Australia en el ‘triángulo del terror’ del cambio climático, los incendios y el carbón

Los grandes incendios que se están produciendo en Australia, agravados por condiciones catastróficas sin precedentes, han convertido a Sídney en la ciudad con el aire más contaminado del mundo estos días.

Numerosos focos siguen ardiendo y eso que todavía no es verano. Un gran número de casas y edificios han sido destruidos y varias personas han fallecido. Mientras tanto, continúa una grave sequía que está dejando a las ciudades rurales sin agua.

Hay una sensación de conmoción, tristeza e ira en el ámbito público que nunca antes se había visto en Australia. Las cosas no cambiarán de la noche a la mañana porque Australia es una nación de combustibles fósiles.

Es la mayor exportadora de carbón del mundo y la tercera mayor exportadora de todos los combustibles fósiles. Las reservas de carbón de Australia son la segunda bomba de CO2 más grande del planeta.

Así que, mientras el Gobierno australiano redobla sus esfuerzos en defensa del carbón, participando en trucos de distracción, negación y amenazas de represión, la mayoría de la población ya sabe que la emergencia climática es real, y está ejerciendo una presión sin precedentes sobre el sistema político.

unque hay casi 16.000 kilómetros de distancia entre España y Australia, las condiciones climáticas extremas cada vez se parecen más. En nuestro país, este verano se ha hecho popular el término “incendios de sexta generación”, cada vez más difíciles de extinguir. Sabemos que el cambio climático está transformando el régimen de incendios, provocando fenómenos más intensos y una deforestación mayor por la disminución de la capacidad de recuperación de los bosques mediterráneos.

Los fenómenos meteorológicos extremos que predijo la comunidad científica ya están asolando nuestros bosques, montes, casas y vidas tanto aquí, como en Australia y en el resto de planeta. La quema de carbón y los incendios forestales cada vez más incontrolables son origen y consecuencia del mismo problema: el cambio climático.

Estamos en la segunda y última semana de la COP25 en Madrid. Seguiremos exigiendo que se llegue a un acuerdo con unas conclusiones claras para que todos los países tengan que presentar el año que viene nuevos planes de reducción de emisiones más ambiciosos que los actuales (que nos llevarían a un calentamiento de más de 3 grados) y así conservar la esperanza de contener el calentamiento en 1,5 ºC. Entre un grado de calentamiento y otro hay millones de vidas en juego.

Autora: Mariajo Caballero

Fuente: Greenpeace

  • Imagen de portada: Una mujer respira con máscara en el centro de Sídney debido a la neblina causada por los graves incendios de las últimas semanas en Australia. © Cole Bennetts / Greenpeace
  • Imagen del texto: Supervivientes de los incendios llevan los restos de su casa quemada al Parlamento australiano, con el mensaje: ‘Morrison, su crisis climática destruyó mi hogar”. © Dean Sewell / Greenpeace
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés