Actualizar

lunes, febrero 6, 2023

Un ‘negacionista’ del cambio climático en el corazón de Europa

Milos Zeman, el presidente de República Checa, ha descrito como excesivas las movilizaciones internacionales contra el cambio climático y ha dicho que las discusiones en torno a este tema «se están convirtiendo en una nueva religión».

«Dejemos entonces que sea un hereje«, ha indicado en su discurso de Navidad, antes de recalcar que «desde hace millones de años, las temporadas calientes y frías se han sucedido en el planeta».

«Se dice que hace pocos millones de años la temperatura media mundial era tres grados centígrados superiores a la actual», ha manifestado, antes de decir que «no está seguro» de si el «factor decisivo» del calentamiento global «es la actividad humana y no las leyes naturales, el movimiento del eje de la Tierra y otras influencias cósmicas».

Así, ha apuntado a lo que ha descrito como una inestabilidad de las energías renovables argumentando que «el sol a veces brilla y a veces no, el viento a veces sopla y a veces no», según ha informado la cadena de televisión checa CT24.

Zeman ha resaltado que la industria podría «trasladarse» a otros países en Asia y ha advertido de que la Unión Europea (UE) «podría convertirse en un museo ecológico al aire libre con una baja calidad de vida para sus ciudadanos».

En este sentido, ha dicho «no tener nada en contra» de las manifestaciones estudiantiles contra el cambio climático, si bien ha apuntado que «le gustaría que se manifestaran el sábado y aprendieran el viernes», en referencia a la jornada lectiva de ese día.

Rechaza las protestas contra Babis

Por último, Zeman ha criticado las protestas multitudinarias exigiendo la dimisión del primer ministro, Andrej Babis. «En una democracia parlamentaria, que somos y seguiremos siendo, los jefes de Gobierno van y vienen según los resultados de elecciones libres. Punto», ha zanjado.

Las protestas se han reactivado después de la decisión de la Fiscalía y de la filtración a medios checos de una auditoría de la Comisión Europea que apunta a un conflicto de intereses por parte de Babis.

Los manifestantes exigen que Babis, el fundador del partido populista ANO y una de las personas más ricas del país, presente su dimisión inmediata al entender que su gestión está lastrada por conflictos de intereses entre sus roles como empresario y jefe de Gobierno.

La Policía, que pidió en abril la apertura de juicio contra el primer ministro, sospecha que Babis ocultó que era el propietario de una granja y un centro de convención hace una década para conseguir una subvención de dos millones de euros de la UE para pequeñas empresas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés