Una década ‘perdida’ con el proyecto de ‘ley climática’

La organización ecologista recuerda que según la comunidad científica de la ONU, el recorte de las emisiones de gases de efecto invernadero en los próximos diez años es definitivo para el éxito, o fracaso, de la acción climática.
  • La ley da la espalda a las recomendaciones científicas que afirman que la próxima década es decisiva para evitar los peores impactos del cambio climático
  • No se pone fin a las subvenciones a los combustibles fósiles ni se abordan sectores claves como el transporte y la ganadería
  • Los Estados miembros deben asegurar que la ley climática definitiva aumente la acción urgente y la ambición en 2030

Greenpeace lamenta que el proyecto de ley de la Comisión Europea para luchar contra el cambio climático, conocido hoy, no incluya ninguna medida para impulsar la reducción de las emisiones para el año 2030.

Greenpeace denuncia que la ley de cambio climático europea pone solo objetivos a largo plazo, 2050, y puntualiza que no tenemos tiempo que perder ante la emergencia climática.

También alerta de que sin medidas para asegurar el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles ni el abandono de los coches de gasolina y diésel, y sin abordar la ganadería y los sectores industriales nos precipitamos hacia el fracaso.

El único compromiso vinculante del proyecto de ley contra el cambio climático es el objetivo que ya fue acordado por los Gobiernos en diciembre de 2019, para alcanzar el cero neto de las emisiones de CO2 en 2050.

- Advertisement -

Aunque el proyecto de ley menciona una “trayectoria intermedia” para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, no propone nuevos objetivos para 2030.

En su lugar, el proyecto reitera la decisión de la Comisión de retrasar hasta septiembre una evaluación de impacto sobre la revisión del objetivo climático de la UE para 2030, lo que significa que a los Gobiernos de la UE les resultaría extremadamente difícil tener acordado el nuevo objetivo antes de la crucial conferencia de la ONU sobre el clima en noviembre, COP26.

“Ante este borrador de ley presentado por la Comisión la responsabilidad la tienen ahora los Estados y el Parlamento para mejorar el texto y asegurar acción urgente para la próxima década con objetivos climáticos que respondan a la ciencia”, ha declarado Tatiana Nuño responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace “El Gobierno en España debe empezar con el ejemplo aprobando una ley de cambio climático para el país que incluya la reducción de las emisiones en 2030 de al menos el 55% respecto a 1990 en línea con lo que dice el informe científico de Naciones Unidas sobre la brecha de las emisiones”, ha continuado Nuño.

Una docena de países (Austria, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Italia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y Suecia) han enviado una carta a la Comisión pidiendo que el objetivo climático de la UE para 2030 se elabore “lo antes posible”, a fin de que la UE dé ejemplo en la COP26 de Glasgow a finales de este año.

Además, el texto de la ley climática dice que el Acuerdo Verde Europeo establece “una nueva estrategia de crecimiento” para Europa, a pesar de que esto también está en desacuerdo con las advertencias de la Agencia Europea del Medio Ambiente de que “Europa no logrará su visión de sostenibilidad de “vivir bien dentro de los límites del planeta” si continúa promoviendo el crecimiento económico y tratando de gestionar los impactos ambientales y sociales”.

Ayer, activistas de Greenpeace realizaron una proyección en el edificio de la Comisión Europea en Bruselas con el mensaje: ”Emergencia Climática 2050 es demasiado tarde, EU Act Now, #HouseOnFire ” junto con un planeta en llamas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés