Actualizar

martes, enero 31, 2023

Movilización climática de los pueblos, domingo 21, Nueva York

“Cuando los seres humanos tenemos fiebre nos preocupamos y tomamos medidas urgentes”, explica la Declaración de Nueva York sobre Cambio Climático. Sabemos que una temperatura excesiva “puede causar una situación de coma e incluso muerte”. Lo mismo ocurre con un planeta que tiene fiebre muy alta, recuerda la carta.

Decenas de miles de personas participarán en la movilización climática de los pueblos que tendrá lugar el próximo domingo, 21 de septiembre, en Nueva York. Cientos de eventos paralelos han sido convocados en otras localidades del mundo para pedir acción y no palabras a los jefes de Estado convocados en la sede de las Naciones Unidas pocos días después. El cambio climático se acerca a un punto de no retorno, el planeta sufre un estado febril ante el que es urgente tomar las medidas adecuadas, como subrayan Ecologistas en Acción y otras 250 organizaciones.

“Cuando los seres humanos tenemos fiebre nos preocupamos y tomamos medidas urgentes”, explica la Declaración de Nueva York sobre Cambio Climático. Sabemos que una temperatura excesiva “puede causar una situación de coma e incluso muerte”. Lo mismo ocurre con un planeta que tiene fiebre muy alta, recuerda la carta.

“Nuestro único recurso es tomar medidas ahora. No cualquier acción, sino la acción apropiada y oportuna”. Hay recetas precisas de lo que se tiene que hacer ya. Compromisos inmediatos para que el incremento de la temperatura no supere 1,5 grados centígrados, como dejar el 80% de las reservas de combustibles fósiles sin extraer, para controlar así las emisiones de gases de efecto invernadero; frenar la loca carrera por el petróleo y potenciar las energías renovables; reducir los transportes, que tantos gases nocivos provocan, fomentando consumo y agricultura locales; apostar por una gestión de residuos que llegue a cero desechos.

La declaración firmada por colectivos y organizaciones de todo el mundo también aclara cuáles son las recetas equivocadas, entre ellas la de convertir la naturaleza en un mercado de compra venta y recurrir ciegamente a soluciones tecnológicas.

Se menciona también cuál sería la cura preventiva para ir a la raíz y evitar que la fiebre alta se repita una y otra vez. El modelo industrial extractivista y productivista es, sin duda, el origen de un problema que amenaza con acabar con el planeta. Solo podrá volver a vivir sano si el modelo cambia.

La ciudadanía parece dispuesta a demostrar, con marchas y concentraciones, que la preocupación por el cambio climático no ha pasado de moda, que es consciente de la gravedad de la situación. Las organizaciones y movimientos sociales se unen para señalar las medidas necesarias. Es el turno de que los Jefes de Estado que se reunirán en Nueva York demuestren que están a la altura de las sociedades que pretenden representar y más allá de los grupos de presión empresariales que intervienen de manera directa o indirecta en la toma de decisiones.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés