Los incendios en la Amazonía siguen fuera de control pese a la “moratoria” de Bolsonaro

  • El número de focos de incendios se ha reducido solo un 8% en comparación con el mismo período del año pasado.

Comparte esta noticia!

  • En relación a la responsabilidad del sector cárnico en el aumento de los incendios en la Amazonía, Greenpeace solicitó este mismo verano al Banco Santander que deje de financiar al sector ganadero en el país

Un mes después de que el Gobierno brasileño anunciara una “moratoria” de 120 días prohibiendo los incendios en la Amazonía y tres meses desde que enviara el Ejército para prevenirlos, la región sigue registrando un elevado número de incendios: entre el 16 de julio y el 15 de agosto, se registraron 20.473 focos de calor, indicadores de la actividad incendiaria. Solo en las dos primeras semanas de agosto, hubo más de 15.000 incendios. [1]

“Las cifras de incendios muestran que prohibir los incendios no funciona. Es esencial que el Gobierno restituya la capacidad de vigilancia y devuelva sus competencias y presupuesto a las agencias especializadas en frenar la destrucción ambiental. Pero la Administración de Bolsonaro sigue en su proceso de desmantelar sistemáticamente la protección ambiental y socavar el trabajo de estas agencias”, ha señalado Cristiane Mazzetti, responsable de la campaña de Amazonas en Greenpeace Brasil. 

“El intento de Bolsonaro de maquillar sus políticas enviando tropas a la Amazonía, además de un alto coste económico, ha supuesto un rotundo fracaso y no evitará que se repita la situación de 2019 cuando la región vivió un desastre ambiental provocado por los incendios de la selva”.

Entre el 16 de julio y el 15 de agosto, el número de focos de incendios detectados por los satélites en la Amazonía se redujo solo un 8% en comparación con el mismo período del año pasado (22.250 en 2019 frente a 20.473 en 2020). Este año, pese a la prohibición del uso del fuego y a las fuerzas militares desplegadas en la región desde mediados de mayo, los incendios aún están fuera de control. En el mismo período de 2019, no había tropas para evitar las quemas ni una moratoria de incendios en vigor, lo que evidencia la ineficacia de esta estrategia.

Los incendios en la selva amazónica no ocurren de forma natural; son provocados deliberadamente por terratenientes y ganaderos para expandir la tierra utilizada para el pastoreo de ganado y la producción agrícola industrial, como parte de una práctica que se ha visto agravada por la agenda antiambiental de Bolsonaro”, ha asegurado Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace España.

Es especialmente preocupante que los incendios estén ocurriendo cada vez más en tierras indígenas, un aumento del 8% en comparación con el mismo período del año pasado. La tierra indígena Munduruku es donde el sistema de detección encontró la mayor cantidad de focos de calor, 160, un aumento del 78% con respecto al año pasado. Además, 4.115 focos afectaron a Unidades de Conservación, un aumento del 7% respecto al mismo período del año pasado. [1]

PUBLICIDAD

El año 2019 fue testigo de una devastadora ola de incendios simultáneos y coordinados que arrasó la Amazonía brasileña durante dos días (10 y 11 de agosto) y a la que se ha denominado en el país ‘Día del Fuego’. Casi la mitad de los incendios registrados en esos dos días tuvieron lugar dentro de explotaciones ganaderas, pero la mayor parte de los ganaderos vinculados con estos incendios no han sido llevados a juicio hasta la fecha. Los incendios en el Amazonas en agosto de 2019 fueron los peores desde 2010. [2]

La temporada de incendios agrava la actual crisis sanitaria, ya que el humo y el hollín de los incendios provocan y agravan las enfermedades respiratorias. “Brasil ya demostró en el pasado que es posible disminuir sustancialmente la deforestación y los incendios, implementando políticas adecuadas de gobernanza y demarcación de las tierras de los pueblos indígenas.

PUBLICIDAD

Es una cuestión de voluntad política, pero Bolsonaro ha ignorado esas vías. En lugar de combatir las conductas delictivas y proteger a los guardianes de los bosques este Gobierno sigue reduciendo la protección ambiental y aliándose con quienes quieren destruir el bosque”, ha aseverado Mazzetti.

La explotación de la naturaleza y las personas es una de las principales causas de las actuales crisis de salud, clima y biodiversidad. Greenpeace exige a los gobiernos y las empresas que pongan fin a los negocios con los destructores de bosques, reduzcan drásticamente la carne y los lácteos y alineen el comercio para respaldar economías resilientes que anteponen la naturaleza y las personas.

En relación a la responsabilidad del sector cárnico en el aumento de los incendios en la Amazonia, Greenpeace España solicitó este mismo verano al Banco Santander que deje de financiar al sector ganadero que está detrás de este problema. Según el informe elaborado conjuntamente por Amazon Watch y APIB y publicado en 2019 (3), el Banco Santander es una de las entidades financieras que sostienen (con inversiones estimadas en 1.600 millones de dólares) a las tres mayores productoras de carne de Brasil: JBS, Marfrig y Minerva.

PUBLICIDAD

Este mismo mes de agosto, el fondo Nordea Group, el grupo de servicios financieros más grande del norte de Europa, canceló su participación con el gigante cárnico JBS debido a la falta de respuesta de la empresa a los retos ambientales derivados de su actividad (4).

“La actual política de permisividad del Banco Santander con sus clientes implicados en la deforestación no puede seguir por más tiempo”, ha declarado Soto. “Los responsables del Santander tienen que establecer una política de deforestación cero y romper relaciones con las empresas cárnicas implicadas en escenarios de destrucción ambiental y violación de los derechos humanos”.

Comentario/s

  • Manu - jueves 19 noviembre 2020

    como siempre, el tiempo me da la razón. llevo varias décadas divulgando que la democracia tal como la conocemos es un error gravísimo para la economía mundial y para el medioambiente. aquellos que votaron a bolsonaro estarán contentos de ver como aumentan las afecciones respiratorias entre sus ciudadanos por el denso humo que respiran a causa de los miles de incendios que ese demonio permite que ocurran. las miles de hectáreas deforestadas que jamás volverán a ser vistas antes de los incendios, la pérdida de biodiversidad que antes atraía a miles de turistas y que aportaban ingentes divisas se pierden. sin embargo si la gente hubiese optado por elegir una buena dictadura, todos esos problemas no estarían presentes. bueno, tenéis lo que os merecéis. greenpeace exige a los gobiernos y las empresas que pongan fin a los negocios con los destructores de bosques, reduzcan drásticamente la carne. r. no comparto las soluciones que sugiere greenpeace. como llevo varios años sugiriendo, a la gente no hay que decirles que cambie la costumbre de comer tanta carne como se pueda permitir, lo que propongo es que se cambie de animales para nuestro consumo que sea más compatible con la naturaleza. la ganadería es responsable del 70% de la deforestación del amazonas en latinoamérica, amenazando especies y culturas autóctonas. también es responsable de cerca del 20% de las emisiones de gases efecto invernadero de las actividades antrópicas. para alimentar 30 personas todo un año con verduras, frutas y cereales se necesita sólo una hectárea de tierra cultivable, mientras que con ese mismo espacio solo se podría alimentar a 5 -10 personas con una dieta omnívora. el agua sigue siendo un recurso escaso para parte importante de la población mundial y producir un kilo de carne puede requerir de 10 a 100 veces más agua que producir un kilo de trigo. el óxido nitroso es casi 300 veces más dañino para el clima que el dióxido de carbono y el 65% de la cantidad producida por seres humanos provienen de la actividad ganadera. por otro lado, el dióxido de carbono también es emitido por esta actividad, a través de la deforestación para producir alimento para los animales y por los combustibles fósiles utilizados para el transporte. la producción de carne, especialmente de ganado bovino, es un proceso que usa agua de forma intensiva. el ganado representa el uso del 8% del consumo humano global de agua. más de 56 billones de animales son sacrificados para el consumo humano anualmente. tanto animales terrestres como marinos que consumimos son seres sintientes capaces de tener experiencias positivas y negativas como placer y dolor. en la industria los animales son sometidos a prácticas dolorosas y estresantes sin ningún tipo de anestesia tales como la castración, el corte de cola, el corte de pico o de cuernos. además, en términos de suelo, actualmente el 30% de la superficie terrestre es utilizada para criar animales de granja. la ganadería no es el problema, pues necesitamos comer carne y no es plan de liarnos a tiros por el bosque contra los pocos animales que nos queda. en menos de una semana no quedaría ni un animal más grande que una rata. el error está en la elección de criar ganado vacuno. si cambiásemos de especies como: emús, canguros, gacelas de waller, cocodrilos, antílopes o jirafas, las cifras del consumo de agua serían muy distintas. el consumo de forraje también es sustancial, por ejemplo; las jirafas necesitan 17 kg/día, las vacas necesitan 70 kg/día. además, el crecimiento de una res es similar al de las jirafas. el gran perjuicio que ocasiona la producción de carne de res, pues una parte importante del pienso con lo que se las alimenta lleva soja. cultivar esta legumbre es uno de los principales impulsores de la deforestación tropical en américa del sur, incluida la amazonia brasileña y el cerrado.

Deja tu comentario