YPFB restaura las áreas contaminadas en el parque nacional Aguaragüe

El Director Nacional de Medio Ambiente de YPFB-Corporación, Helmudt Muller Montecinos, aseguró que las dos primeras etapas del trabajo para conservar la salud ambiental del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Serranía del Aguaragüe concluyeron, y afirmó que técnicos especializados de la empresa contratista Búhos encaran una tercera etapa destinada a la remediación a los niveles permisibles de los suelos contaminados de acuerdo a norma.

«Una vez atacada la causa, lo que corresponde es hacer todo el tratamiento correspondiente», aseguró.

 

«No es un proceso que puede completarse en un corto plazo, sino que tiene una estimación de unos 14 meses. Se requiere trasladar el material contaminado, aplicarle una técnica adecuada como el Landfarming y fitoremediación para restar la contaminación del suelo y luego reutilizarlo en otras actividades», dijo Muller, respecto de los trabajos que se desarrollan en los pozos Sanandita: el X-3 y el X-31, que fueron sellados a través de un cierre técnico de acuerdo a las normas establecidas, a la exigencia de la Ley 3058 y otras normas aplicables.

 

Explicó que en el marco de la determinación de prioridades se procede además con el abandono y restauración de los pozos Caigua 6 y Caigua 8 (del campo Caigua), y se continuará con los pozos 6 y 8 del campo de Los Monos a cargo de la empresa YPFB Chaco, que son algunos de los que fueron identificados como priorizados.

 

Entre representantes de organizaciones sociales y técnicos de YPFB lograron identificar a 7 pozos priorizados como pasivos ambientales, es decir, contaminantes; y en 5 de ellos ya se iniciaron los trabajos respectivos. «Entonces nos restaría otro paquete de pozos más que está en etapa de identificación y de caracterización», afirmó Muller, respecto de la labor que llevan adelante junto a representantes de Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) nacional.

 

Las declaraciones de esa autoridad ambiental de YPFB fueron precedidas por versiones de un medio de prensa de Santa Cruz, que hizo un par de días mostró un panorama poco menos que desolador respecto de los niveles de contaminación que se presentaría en algunas zonas del Parque Nacional Aguaragüe.

 

Sin embargo, en ese parque nacional no solamente existen pasivos ambientales que datan de hace más de medio siglo, cuando incluso no se había realizado la declaratoria de Area Protegida sino además existen emanaciones naturales de petróleo (oil seeps) desde hace miles de años . Y en estos casos no siempre es posible garantizar una contención definitiva debido a las características migratorias de estas emanaciones.

 

Trabajo planificado

 

Según Muller, los proyectos de remediación y cierre de pozos se iniciaron el año pasado con los diseños de los proyectos, y a partir de 2011, prosiguieron los trabajos de campo y operativos, como la apertura de caminos y el acondicionamiento de las planchadas.

 

En ese contexto, los trabajos operativos en los pozos SAN X-3 y SAN -31 se iniciaron a partir de abril 2011, y entre agosto y septiembre de 2010, se conformaron los comités, tarea en la que participaron representantes de la APG nacional, de los ministerios de Hidrocarburos, y de Medio Ambiente; de YPFB-Corporación, SERNAP, y de las empresas que se han adjudicado esas labores.

 

Además, Muller apuntó que producto de los acuerdos firmados con dirigentes de la APG nacional, a partir de mayo de 2010 y presentando los avances entre el 19, 20 y 21 de octubre de la presente gestión en Camiri, los avances en esos trabajos han sido sustanciales y significativos. «Sí hay obras, sí se han detenido los pasivos ambientales priorizados, ya se ha detenido la causa y estamos en proceso de remediación», aseguró.

 

«Hasta la fecha en ninguna otra gestión se había tomado la responsabilidad de remediar esos pasivos existentes, recién es ahora, en estas gestiones, que se está empezando a tomar cartas en el asunto y aplicar las medidas técnicas correspondientes», agregó el Director Nacional de Medio Ambiente de YPFB-Corporación.

 

Sobre las informaciones de prensa que aseguran que las aguas del arroyo Cororoy habrían sido contaminadas por crudo filtrado de los pozos X-3 y X-31, Muller puso en duda esas versiones y señaló que «en realidad a esta zona se ha aplicado medidas de contingencia que están impidiendo la filtración de petróleo hacia las quebradas».

 

«Podría existir algún tipo de contaminación, pero que ya no sería de estos pozos a los que ya se les está aplicando el proceso de remediación, sino podría ser adjudicable a algunas emanaciones naturales. De todas maneras estamos tomando todas las acciones necesarias para minimizar que exista contaminación en los cursos de agua», aseguró.

http://www.jornadanet.com/ – PNUMA

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés