Chile protegerá a cuatro lagunas y sus humedales

La Conaf, institución que administra nueve de un total de 12 lugares que ya tienen esta denominación, entregará este año los antecedentes al organismo internacional

Una petición para dar un estatus de protección especial a cuatro reservorios de agua y zonas de descanso para las aves migratorias del país, realizará la Corporación Nacional Forestal (Conaf). La entidad busca reforzar el cuidado a los humedales y lagunas que hoy postulan a ser declarados como sitio Ramsar. Es decir, áreas de importancia para su conservación a nivel internacional.

La Conaf, institución que administra nueve de un total de 12 lugares que ya tienen esta denominación, entregará este año los antecedentes al organismo internacional, para que cuatro nuevos lugares se inscriban en esta categoría. Se trata de la desembocadura del río Limarí, en la Región de Coquimbo; la laguna Torca, en el Maule; la laguna Quillelhue, en La Araucanía, y las turberas del parque nacional de Chiloé, en Los Lagos.

La encargada de humedales del departamento de Conservación de la Diversidad Biológica de la Conaf, Catalina Zamorano, afirma que al tener la categoría de Ramsar, estos lugares “pasan a tener importancia internacional. Además, se puede optar a fondos para proyectos de investigación y protección”.

- Advertisement -

Si estos humedales reciben el estatus de Ramsar, los privados que tengan proyectos de inversión cerca deberán tomar resguardos adicionales con el medioambiente, advierte.

Eduardo Rodríguez, director de la Conaf de Coquimbo, sostiene que proteger la desembocadura es relevante, porque se extiende la protección del parque Fray Jorge.

Agrega que la zona es “refugio de la vida silvestre, reserva de agua y entrega servicios ambientales como la recarga de acuíferos”. Dice también que en el lugar existen 200 especies relevantes, como chorlos, playeros, taguas y patos.

Según Conaf, también se debe proteger la laguna Torca. Plantean que esa área es clave, pues allí viven cisnes coscoroba y cuervos del pantano, ambos en peligro de extinción.

En la laguna Quillelhue, situada en el Parque Nacional Villarrica, hay 17 tipos de aves y es, además, área de reproducción de coipos.

En cuanto a las turberas de Chiloé, en Conaf explican que éstas retienen agua para la isla y son hábitat para la biodiversidad. A la vez, capturan carbono, por lo que tienen un rol para el combate del cambio climático.

El investigador de la U. de La Serena, Francisco Squeo, sostiene que proteger los humedales “es clave, porque se corre riesgo de que aves pierdan sitios de anidación y descanso”. Agregó que así se conservan cursos de agua para la población.

ECOticias.com – PNUMA – http://www.sustentare.cl/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés