Almacenando energía renovable

En esta línea, González ha indicado que en 2008 se plantearon el almacenamiento electroquímico al entender que tiene «un potencial enorme» en los núcleos urbanos, «donde la contaminación es insoportable» y, añade, «la sociedad es cada vez más exigente».

Red Eléctrica de España ha celebrado este jueves que el Proyecto de I+D+i ‘Almacena’, en el que ha invertido en torno a 3,5 millones de euros, haya culminado «satisfactoriamente» su primer año en servicio, destacando que se han dado los «primeros pasos» para validar técnicamente las oportunidades de mejora en la garantía del suministro y la eficiencia energética, «apostando por una mayor integración de la generación renovable en el sistema».

Así lo ha explicado el jefe de del Departamento de I+D+i y Proyectos Europeos de Red Eléctrica, Vicente González, durante una visita a la subestación de Carmona (Sevilla), donde se encuentra esta pila de almacenamiento electroquímico. En este sentido, ha subrayado que este proyecto «pionero en Europa» puede suponer «cambios significativos» en el sistema eléctrico ya que, gracias a ese almacenamiento, se podrá gestionar la generación de energía en función de la demanda».

En esta línea, González ha indicado que en 2008 se plantearon el almacenamiento electroquímico al entender que tiene «un potencial enorme» en los núcleos urbanos, «donde la contaminación es insoportable» y, añade, «la sociedad es cada vez más exigente».

- Advertisement -

Por este motivo, ha asegurado el experto, esta tecnología «tiene que evolucionar» para satisfacer nuevas demandas –como podrían ser los vehículos eléctricos–, de manera que «cuando sean competitivas en costes, estemos preparados para ofertar los servicios que nos exigen desde el primer día».

DISEÑO DE RED ELÉCTRICA ESPAÑOLA

El sistema de almacenamiento, que ha sido desarrollado según las especificaciones de Red Eléctrica, está situado dentro de un contenedor de 16 metros de largo que contiene 9.856 celdas prismáticas de ión-litio, que se agrupan en 704 módulos y estos, a su vez, en 32 racks o bastidores.

Gracias a un sistema de control diseñado específicamente para Red Eléctrica, el sistema está preparado para almacenar la energía en aquellas ocasiones en las que no puede ser absorbida por el sistema por falta de demanda; es decir, permite almacenar energía en el periodo valle de la curva de la demanda –horas del día con menor actividad industrial y consumo, generalmente, por la noche– para utilizarla según requerimientos del sistema, en otro momento.

Según ha manifestado Vicente González, durante este año han conseguido validar las aplicaciones que esperaban que pudiera prestar esta tecnología de almacenamiento al sistema eléctrico.

Así, ha puesto de relieve que, de los 180 ciclos de carga y descarga que han realizado en 2014, «el comportamiento de esta batería de ión-litio ha respondido a las expectativas», al almacenar en estos 12 meses un total de 540 MWh, «el equivalente a la demanda de 100.000 hogares por más de cinco horas o al recorrido de dos millones de kilómetros de un vehículo eléctrico». Además, ha indicado que toda la electricidad almacenada en 2014 ha sido devuelta al sistema eléctrico «sin dificultades».

BAJADA EN EL RECIBO DE LA LUZ

En este contexto, Vicente González ha puesto en valor que a medio plazo, cuando sea «económicamente factible», el desarrollo de esta tecnología beneficiará al consumidor doméstico con un recibo de la luz que saldrá «un poco más barato».

Asimismo, ha informado de que con una potencia de un megavatio (MW) y una capacidad de tres megavatios hora (MWh), este sistema de almacenamiento electroquímico tiene una capacidad similar a la de 600.000 baterías típicas de smartphones.

Por otra parte, el experto ha explicado que el objetivo de ‘Almacena’ es «optimizar el aprovechamiento de la generación renovable de la Península», de hecho, incide, «más del 43 por ciento de la electricidad almacenada en esta batería de ión-litio se produjo a partir de fuentes renovables». Sin embargo, no es el único, pues persigue otros fines como son el estudio, análisis e investigación del comportamiento de este tipo de sistemas de almacenamiento así como la evaluación de su posible implantación en el futuro.

En este sentido, ha recordado que este proyecto de I+D+i se puso en servicio en diciembre del 2013 y tiene como objetivos, entre otros, valorar esta tecnología para la gestión optimizada de la curva de la demanda, su capacidad para mantener la estabilidad de la red y garantizar la funcionalidad del sistema en los rangos técnicos de tensión establecidos.

La mayor presencia de generación renovable y su naturaleza variable, junto con «la necesidad de gestionar fuertes diferencias entre la punta y el valle de demanda eléctrica y de operar el sistema garantizando la seguridad y la calidad del suministro», hacen que los sistemas de almacenamiento de energía como el proyecto ‘Almacena’ supongan un «mecanismo eficaz para asegurar la integración de renovables y mejorar la eficiencia y sostenibilidad de nuestro modelo energético», ha concluido el jefe del departamento de I+D+i.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés