Al PP se le tendría que caer la cara de vergüenza con las energías renovables

«Es inaceptable que Industria pretenda que los autoconsumidores paguen por duplicado los costes que tiene el sistema eléctrico: cuando consumen energía de la red pero también cuando consumen la energía que ellos mismos producen.

Greenpeace advierte de que el proyecto de Real Decreto que regula el autoconsumo presentado por el Ministerio de Industria y publicado en el BOE del 6 de junio, penaliza el autoconsumo en lugar de fomentarlo. El proyecto obligará a los consumidores conectados a la red que quieran generar su propia energía a pagar un “impuesto al sol” por la energía que han producido para su propio uso. Es por esto que la organización ecologista exige al Ministerio de Industria que descarte el proyecto del RD.

Además, Greenpeace solicita a los partidos que aspiran a gobernar tras las próximas elecciones que, en caso de aprobarse el RD, se comprometan a derogarlo y reemplazarlo por una normativa que favorezca el autoconsumo, las energías renovables y el ahorro energético.

«Es inaceptable que Industria pretenda que los autoconsumidores paguen por duplicado los costes que tiene el sistema eléctrico: cuando consumen energía de la red pero también cuando consumen la energía que ellos mismos producen. Esto no es un problema técnico, sino una declaración política que intenta poner freno a los consumidores que quieran producir su energía y de esa manera ganar autonomía frente a las grandes eléctricas», ha declarado Marina Bevacqua, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace. «Además, el texto promovido por el ministro Soria permanece ambiguo y complejo para provocar miedo en quienes se estén planteando esta forma de consumo energético».

Penalización a tres tipos de autoconsumidores

  • Modalidad de suministro con autoconsumo, que son aquellas personas que generan energía y la autoconsumen y que no tienen una potencia contratada mayor a 100kW (pequeña potencia). Estos consumidores tendrán que pagar los mismos costes asociados al sistema eléctrico que todos los consumidores abonan más un “impuesto al sol” por cada kWh que produzcan. Greenpeace considera fuera de toda lógica este cobro, pues solo se debería pagar por la energía consumida procedente de la red. A esto se suma que el autoproductor tampoco cobraría por la energía que vierta a la red, como sí hace cualquier central térmica o nuclear.
  • Modalidad de producción con autoconsumo, que son aquellos que no solo autoconsumen sino que tienen una instalación de producción inscrita. Esta modalidad se divide entre los que tienen instalaciones menores a 100Kw y los que tienen una mayor. En este caso, la penalización es doble, pues se suma un pago extra no solo por lo autoconsumido sino por cada kW de potencia de la instalación de autoconsumo, otro despropósito que pone piedras a la generación propia. Por otro lado, el cargo es más alto para los pequeños consumidores con potencias contratadas de baja tensión que para los grandes en alta tensión.
  • Modalidad de producción con autoconsumoconlínea directa a una instalación de producción. Si bien Greenpeace considera esta nueva posibilidad un avance, en el borrador se ve tan penalizada como la correspondiente al punto 2.
- Advertisement -

El proyecto de RD de autoconsumo basa el cobro del impuesto al sol en el concepto del sufragio de los costos del sistema, gastos que tanto Greenpeace como otras organizaciones cuestionan y ya solicitaron que se investigara con una auditoría al sistema energético.

energía renovable«El autoconsumo junto con la eficiencia energética son claves a la hora de paliar el gran problema de pobreza energética que sufren más de siete millones de españoles (1) y este borrador de Real Decreto está bloqueando la posibilidad de que mucha gente acceda a esta solución», ha lamentado Bevacqua, que recuerda que el informe La recuperación económica con renovables (Abay Analistas para Greenpeace; 2014) así lo demuestra.

El caso de las regiones extrapeninsulares

Por otro lado, Greenpeace considera positivo del RD el hecho de que Ceuta, Melilla, las Islas Baleares y el archipiélago canario queden exentas de parte del pago del “impuesto al sol”, aunque señala que solo sería hasta diciembre de 2019. Eso permitirá fomentar la participación de fuentes renovables en estas zonas.

La organización ecologista está promoviendo un cambio de modelo energético en áreas extrapeninsulares como las Islas Canarias, donde los costes de generación con combustibles fósiles son mucho mayores que con renovables. En este archipiélago todos los partidos excepto el PP se han comprometido por escrito con Greenpeace (2) a llevar a Canarias a un modelo 100% renovable para el año 2050.

Notas:

– http://www.cienciasambientales.org.es/index.php/noticias/331-7-millones-de-ciudadanos-tienen-dificultades-para-pagar-las-facturas-de-energia-.html

– Ciudadanos valoró positivamente la propuesta de Greenpeace y quedó pendiente de confirmar su adhesión para la última semana de mayo, aunque todavía no se ha producido la firma.

Greenpeace es una organización independiente que no acepta dinero de gobiernos ni empresas para poder denunciar a todas aquellas personas o instituciones que amenazan al planeta. Solo el apoyo desinteresado de nuestros socios y socias hace posible nuestro trabajo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés