Flotadores de hormigón, innovación low cost para las turbinas eólicas

“La energía eólica que pueden proporcionar los espacios marinos es sin dudas una fuente que aún no se explota en todas sus posibilidades, sobre todo por los costos que implican colocar turbinas en los mares y océanos. Este invento podría ser la solución a ese inconveniente.”

Desde Cataluña puede llegar el remedio

Para aprovechar la energía del viento es necesario colocar las turbinas eólicas en superficies despejadas donde se puedan aprovechar al máximo las corrientes de aire circundantes. Los espacios marinos son un lugar ideal para hacerlo, pero los costos de colocar las turbinas sobre la superficie del agua son tan altos, que impiden usar este recurso con eficiencia.

Climent Molins (Univ. Politécnica de Cataluña) es uno de los inventores y dueños de la patente de los flotadores de hormigón, unas estructuras de forma cilíndrica que poseen una gran boya y un lastre y que serían la forma “low cost” de colocar los molinos de viento sobre el agua.

- Advertisement -

El investigador los describe como un “tentempié” o “tentetieso” que resulta sencillo y barato de construir y tiene gran resistencia y durabilidad. En cuanto al oleaje, según sus estudios (mediante simulaciones de ordenador) apenas se moverían con mar calma y en caso de oleaje más fuerte, podría soportar de olas de hasta 25 metros de alto.

A las turbinas que se colocan en el mar se las llama offshore y son las que reciben una mayor cantidad de viento por tanto su generación de energía es significativamente mayor. El mayor contratiempo es que las condiciones ambientales suelen ser perjudiciales para las infraestructuras, ya que la oxidación, las tormentas y la erosión natural del agua van en detrimento de las grandes inversiones necesarias para instalarlas.

Pero estas nuevas estructuras tienen la gran ventaja de la durabilidad y la resistencia, ya que el hormigón resulta hasta un 60 % más barato que otros materiales de uso común como el acero y su vida útil se estima en al menos cincuenta años, por lo que una vez colocados la base de las turbinas dejaría de ser un problema para los productores de electricidad.

Un invento viable

Al prototipo se lo ha llamado “WindCrete” y consiste en un cilindro de hormigón armado, que al no poseer juntas (que son los puntos más débiles de este tipo de dispositivos) y constituir una pieza única formada por el lastre y el flotador, resulta mucho más sólido y robusto que los actuales tipos de plataformas.

Un problema muy importante con el que suelen tener que lidiar quienes tienen turbinas flotantes, es el del mantenimiento de las infraestructuras, que debe hacerse cada dos años, para evitar el deterioro por corrosión. El “WindCrete” ahorraría miles de euros en gastos de esta índole.

Con referencia a sus costos básicos, la construcción de este tipo de sostén resultaría mucho más económica que las convencionales. Molins asegura que el ahorro podría rondar el 60 % del costo global y que gracias a que su principal material es el hormigón, tendrá treinta años más de vida útil que si se usara acero.

En cuanto al tema de la resistencia, este tipo de flotadores es capaz de soportar peso mayores, por lo que se podrían colocar turbinas de potencias mucho más importantes (el investigador sugiere que hasta un 70 % más de potencia como los generadores que producen unos 15 MW) lo cual representaría un ahorro real en los costes de dicha energía, que podrían reducirse a la mitad.

Los ensayos del “WindCrete” hasta ahora se han llevado a cabo mediante simulaciones del tipo numérico (en ordenadores) y en canales de oleaje inducido, pero la prueba definitiva debería realizarse en mar abierto, para lo cual lamentablemente las políticas actuales de combate a las energías renovables de España, no ayudan en nada a estos pioneros.

La ingeniería necesaria para realizar dichas pruebas se puede tener a punto en menos de 1 año, los costes de producción del “WinCreate” son muy bajos, pero una turbina real es demasiado costosa, por lo que se necesitan unos veinte millones de euros para llevarlas a cabo y esa es una cifra que Molins ve difícil de conseguir en las actuales circunstancias.

Las renovables en España

En lo que va del año, no se ha colocado ninguna turbina de producción eólica en todo el territorio español, a pesar de que desde el ministerio de Medio Ambiente y del gobierno en general, se llenen la boca hablando del apoyo (inexistente en la práctica) que se debe dar a las energías renovables.

El “WindCrete” tiene mucho potencial pero no es probable que a corto o mediano plazo sea implementado en nuestro país, donde por más que sobren las superficies para aprovechar el viento con turbinas offshore, hay muy pocas instalaciones de ese tipo (aunque las existentes suelen registrar récords de producción).

Sus inventores han puesto la mira en el exterior, donde por ejemplo los escoceses ya han mostrado su interés por el invento y su desarrollo, y lo presentarán también en Alemania. Es increíble y lamentable, que una vez más una patente española solo encuentre viabilidad y futuro fuera del país.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés