El operador metropolitano Barcelona Energía suministrará al AMB y sus servicios públicos en enero de 2019

En este sentido, ha recordado que el operador público tiene una triple función: como operador local de suministro de energía; como servicio de ahorro energético y asesoramiento sobre tarifas y potencias más adecuadas.

La comercializadora de energía eléctrica pública Barcelona Energía podrá suministrar a partir de enero de 2019 al Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y sus empresas gestoras de servicios públicos, con el objetivo de impulsar una transición energética y un cambio de modelo y de hábitos, así como fomentar la generación de energía fotovoltaica (FV) y favorecer la generación de energía y su consumo.

El vicepresidente de Medio Ambiente del AMB, Eloi Badia, ha destacado que el modelo energético actual es ineficiente y perjudicial para el entorno y la salud de las personas, y, además ha recordado que la generación de electricidad está centralizada, en un negocia en el que «priman los intereses de las compañías por encima del interés general». En este sentido, ha recordado que el operador público tiene una triple función: como operador local de suministro de energía; como servicio de ahorro energético y asesoramiento sobre tarifas y potencias más adecuadas, y como ente de fomento de las energías renovables, a través del mantenimiento de instalaciones FV y representación de los productores en el mercado eléctrico.

Actualmente, Barcelona Energía suministra al Ayuntamiento de Barcelona desde julio de 2018, y a partir de 2019 lo hará al AMB, empresas gestoras de servicios públicos y la ciudadanía –dentro de los límites legales existentes–, y también contempla que otros ayuntamientos metropolitanos se incorporen de forma gradual, así como sus empresas gestoras.

En relación a los servicios complementarios, la comercializadora realizará seguimientos del consumo a través de monitoreo, el uso de calculadoras energéticas y de facturas «entendedoras»; recomendaran cambios de tarifa y adecuación de potencias para reducir el gasto de energía; facilitará el autoconsumo y autogeneración, además de ofrecer mantenimiento y gestión de las instalaciones, entre otros.

Badia ha destacado que la empresa metropolitana TERSA es el instrumento «más adecuado» para comercializar la energía, ya que cuenta con los permisos administrativos necesarios para esta actividad desde finales de 2017: «Representará la energía que producimos y comprará la que consumimos, sin vínculo entre generación y comercialización».

Suministro a la ciudadanía

El AMB ha recordado que existe una limitación legal para las comercializadoras públicas que quieren suministrar a la ciudadanía: el 80% de la actividad debe dirigirse a los organismos públicos, y sólo un 20% de su actividad puede ser para terceros, lo que se traduce en cerca de 20.000 hogares, a los que podrá abastecer con energía verde y renovable.

«Ofreceremos transparencia en los precios, un asesoramiento y acompañamiento personalizado, así como un servicio de atención al cliente potente, que contará con un teléfono de asistencia, y formación a clientes y usuarios», ha subrayado Badia, que ha asegurado que la operación tiene un bajo riesgo económico para la administración, según los estudios de viabilidad económica realizados.

Tarifas y servicios

Badia ha explicado que se estudia un modelo económico para que las tarifas de las administraciones y los ciudadanos sean lo «más favorables» posible, y ha precisado que para los particulares la tarifa será fija por tramos de consumo, con el objetivo de transmitir la idea de consumo racional y de eficiencia energética. Según el AMB, Barcelona Energía también favorecerá a las comunidades de propietarios y vecinos que cuenten con instalaciones de autoconsumo mediante placas fotovoltaicas, teniendo en cuenta los balances entre energía generada y consumida.

Asimismo, el objetivo del AMB es proteger a las personas en riesgo de exclusión residencial garantizando el suministro eléctrico al dar cumplimiento de la Ley 24/2015 de Catalunya, dirigida a personas que no se pueden acoger al bono social y que están dentro del umbral de renta fijado en la misma legislación.

Nuevo modelo

El ente supramunicipal ha enmarcado esta medida dentro de su apuesta por un nuevo modelo energético, recogido en el Plan de Sostenibilidad del AMB de 2014, y que contempla como prioridad el eje de Energía y Cambio Climático, y que se ha trabajado en iniciativas como la Mesa Metropolitana por un nuevo modelo energético y la Mesa de Transición Energética.

Este cambio de paradigma también se ha abordado en el marco del Pacto de Alcaldes por la Energía y el Clima, así como la aprobación este septiembre del Consell Metropolità del Plan Clima y Energía 2030, que contempla la hoja de ruta de la metrópolis hacia una transición energética, en un proceso que suma un nuevo hito con su adhesión a Barcelona Energía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

La cogeneración en GENERA 2023

Solar y eólica crecen en Europa

Qué es la Energía Hidráulica

EiDF avanza hacia el Mercado Continuo

V edición del Camino del Sol de ANPIER