Los auditores europeos denuncian los escasos resultados del apoyo de la UE a energías renovables innovadoras

Los auditores europeos han evaluado el diseño, la gestión y la coordinación de dos programas destinados a apoyar la captura y el almacenamiento de carbono y las energías renovables innovadoras.

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha denunciado este martes que los esfuerzos de la UE par apoyar la captura y el almacenamiento de carbono y a las energías renovables innovadoras «no han tenido los efectos esperados», así como que el impuso a programas en este ámbito «contribuyó escasamente a la realización de proyectos y a la obtención de resultados».

Los auditores europeos han evaluado el diseño, la gestión y la coordinación de dos programas destinados a apoyar la captura y el almacenamiento de carbono y las energías renovables innovadoras, que son el Programa Energético Europeo para la Recuperación y la iniciativa NER300. Para ello visitaron proyectos en España, Alemania, Países Bajos, Polonia y Reino Unido.

Ambos programas contaban con un objetivo de gasto total de 3.700 millones de euros y fijaron objetivos «ambiciosos», según el Tribunal de Cuentas europeo, que ha recordado que la UE se comprometió en el Acuerdo de París a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al menos un 40% para 2030.

Tras sus visitas, los auditores comunitarios constataron que el Programa Energético para la Recuperación contribuyó «positivamente» al desarrollo del sector eólico marino, pero «no alcanzó sus ambiciones en el ámbito de la captura de carbono». A su vez, critican que el programa NER300 tampoco generó «proyectos de éxito» en este campo, así como que «realizó escasos progresos en su apoyo a la demostración de una gama más amplia de tecnologías en el ámbito de las energías renovables innovadoras«.

El Tribunal de Cuentas de la UE considera que fue el propio diseño de la iniciativa NER300 lo que «limitó» la capacidad de la Comisión Europea y los Estados miembros de «responder de forma eficaz a los cambios en las circunstancias. «La complejidad de los procesos de selección de proyectos y toma de decisiones y otras características del diseño limitaron la flexibilidad del programa», apunta en un comunicado.

A nivel general, los auditores señalan que los dos programas se vieron afectados por «condiciones adversas» para la inversión que, unidas a la inseguridad de los marcos reglamentarios y las políticas, «obstaculizaron o retrasaron el progreso de muchos proyectos de energía procedente de fuentes renovables y de captura de carbono».

En consecuencia, recomiendan aumentar el potencial para proporcionar un apoyo eficaz a los proyectos, mejorar los procedimientos de selección de los mismos y de la toma de decisiones del próximo Fondo de Innovación, mejorar su coordinación interna para hacer más coherente el apoyo de la UE y garantizar la rendición de cuentas tanto de ambos programas.

«La UE se esfuerza por ser el líder mundial en la lucha contra el cambio climático. Para cumplir su objetivo, tendrá que aprender de la experiencia de fracasos anteriores, diseñar mejores mecanismos de apoyo a las tecnologías innovadoras con baja emisión de carbono y garantizar una rendición de cuentas plena de los recursos utilizados», ha resumido el miembro del Tribunal de Cuentas Samo Jareb, responsable del informe.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés