Actualizar

miércoles, febrero 1, 2023

El aceite usado en las cocinas de centros de la Diputación de Cádiz se transformará en biodiésel

Según explica la Diputación en una nota, el servicio ya es efectivo y se ha iniciado con el suministro de los contenedores que captarán los aceites usados. El contrato ha sido adjudicado conforme a las premisas técnicas establecidas por la Agencia Provincial de la Energía de Diputación.

La Diputación de Cádiz ha adjudicado a la empresa Regrasol el sistema de recogida y tratamiento de los aceites usados en las cocinas de centros dependientes de la institución provincial. Este residuo, que puede alcanzar un volumen de 5.500 litros al año, se trasladará por la citada firma autorizada a una planta de reciclaje para su conversión en biodiésel.

Según explica la Diputación en una nota, el servicio ya es efectivo y se ha iniciado con el suministro de los contenedores que captarán los aceites usados. El contrato ha sido adjudicado conforme a las premisas técnicas establecidas por la Agencia Provincial de la Energía de Diputación.

El vicepresidente segundo de la Diputación, Bernardo Villar, y la responsable de Turismo, Inmaculada Olivero, han explicado los detalles del servicio. Antes de la reciente adjudicación –resuelta tras licitación pública– ya se recogían los aceites usados en la mayoría de los centros, si bien el nuevo contrato confiere mayor estabilidad en el marco de un sistema de gestión normalizado.

Regrasol recogerá los aceites generados en las cocinas de las residencias de mayores de Cádiz, El Puerto de Santa María y La Línea; el Hogar de los Dolores, en Jerez; la Escuela de Hostelería Fernando Quiñones, en Cádiz; el centro de educación ambiental El Castillejo, en El Bosque; así como en los nueve establecimiento hoteleros de la red Tugasa: sitos en Medina, Vejer, Castellar, El Bosque, Zahara de la Sierra, Olvera, Setenil, Villaluenga del Rosario y Algar.

El nuevo sistema «no comporta gasto alguno para Diputación». De hecho, la institución provincial ingresará, por parte del adjudicatario, un canon anual de 2.000 euros. Esta cantidad se dedicará a la reposición de suministros, como luminarias de bajo consumo, que incidan en la eficiencia energética de los establecimientos de Diputación.

Villar ha valorado los beneficios medioambientales derivados del reciclaje de los aceites de cocina. El biodiésel resultante es biodegradable, de baja toxicidad y, en comparación por ejemplo con la gasolina, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 90 por ciento.

La Diputación, a través de la Agencia Provincial de la Energía, pretende generalizar esta práctica a la sociedad y no limitarla a una experiencia aislada en el ámbito de sus centros. De hecho, participa en el proyecto europeo Recoil junto a diez socios institucionales de Portugal, Italia, Bélgica, Dinamarca y Grecia.

Con Recoil se quieren constituir mercados locales en el ámbito de la recogida y transformación de aceites de cocina al objeto de incrementar la producción sostenible de biodiésel. Según destaca, los aceites que no se reciclan y se vierten por los desagües crean serios problemas de toxicidad en ecosistemas naturales, dificultan el funcionamiento de las depuradoras y encarecen el mantenimiento de las redes de alcantarillado.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés