Asaja-Jaén asegura que las ayudas para prevenir los incendios forestales «no sirven» por ser «incompletas»

Añaden que entre los «puntos más lesivos» que han sido detectados se encuentra el hecho de que se haya eliminado la posibilidad, que existía anteriormente, de utilizar medios propios para hacer las labores de prevención.

Asaja-Jaén ha asegurado que las ayudas para prevenir los incendios forestales «no sirven». Lo ha indicado tras analizar la Orden del 11 de julio sobre subvenciones para la prevención de los incendios forestales en Andalucía y concluir que, después de seis años sin ser convocada, se trata de una Orden «incompleta que atenta contra los intereses de los gestores de monte y que los desincentiva para su solicitud».

A través de un comunicado, la organización agraria indica que en un momento del año «especialmente complicado» como es el verano para la aparición de incendios forestales y en una de las provincias con mayor superficie de monte, Asaja-Jaén «no entiende cómo la Consejería de Medio Ambiente publica una Orden de incendios que perjudica a los propietarios que son al fin y al cabo los que se están encargando con su esfuerzo de mantener el monte limpio a pesar de no contar desde 2012 con las ayudas forestales, repetidamente anunciadas pero no publicadas.

Añaden que entre los «puntos más lesivos» que han sido detectados se encuentra el hecho de que se haya eliminado la posibilidad, que existía anteriormente, de utilizar medios propios para hacer las labores de prevención. En convocatorias anteriores se daban dos opciones, contratar a empresas externas o hacerlo con medios propios.

Asaja-Jaén critica que la eliminación de los medios propios «se ha hecho de repente y sin posibilidad de consulta o alegación, porque aparecía específicamente en el borrador y a la hora de sacar la Orden se ha eliminado por completo».La eliminación de este punto obliga al propietario a externalizar las labores, lo que supone, según Asaja-Jaén, un incremento de coste que redundará en la pérdida de empleo en las explotaciones y una merma en la generación de empleo nuevo.

Orden «ilegal e inmoral»

Para el gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, se trata de una orden «ilegal e inmoral» por obligar a contratar los trabajos con empresas externas, algo «inadmisible» hasta el punto de que ha pedido la «suspensión inmediata» de la orden, añaden que los topes máximos subvencionables no se ajustan a la realidad del campo ni se basan en tarifas estándar o usuales, como las de Tragsa o Tarifas de la propia Agencia de Medio Ambiente y Aguas.

Asaja-Jaén dice desconocer el baremo o tablas que se han utilizado en esta Orden para valorar los trabajos y considera que están «muy por debajo del coste habitual». A la organización le parece «llamativo» que en la ocasiones en las que es la Administración la que licita utilice las tarifas altas, y en esta ocasión que es la que paga, las tarifas «sean bajas y fuera de mercado».

Otro de los puntos que cuestiona la organización agraria es que tras seis años esperando la publicación de las ayudas, sólo hay dos meses para la solicitud de las mismas y, uno es agosto ya que sólo se podrán solicitar hasta el 11 de septiembre.

Además, inciden en que «en la Orden se produce un solapamiento con la PAC, es decir, se descuenta de la superficie declarable para las ayudas de la Política Agraria Común toda la superficie que se dedique a cortafuegos«. También la Orden exige la elaboración de una memoria técnica suscrita por técnico competente, sin tener en cuenta la dimensión de las explotaciones y, por tanto, «añade un coste innecesario a las más pequeñas».

Según Asaja, «solo podrán solicitar la ayuda aquellos propietarios cuyo año de ejecución del Plan de Incendios coincida con el 2019» cuando antiguamente se podían adelantar los trabajos para poder ir llevándolos a cabo. Para la organización agraria, la impresión es que está orientada a favorecer al monte público en detrimento del privado en detalles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés