Doñana padece una nefasta gestión ganadera

Según la organización, los efectos del sobrepastoreo son otro de los problemas «más graves» del espacio natural, afectando de forma negativa a hábitats y especies de interés comunitario.

SEO/BirdLife ha denunciado la «inadecuada» gestión ganadera y el «descontrol» de las poblaciones de jabalíes de Doñana, además de la sobreexplotación y la contaminación de sus aguas, que afectan a la supervivencia de decenas de aves. Por lo que ha reclamado a las administraciones competentes la demostración de la «excepcionalidad» del Parque Nacional.

Así, el responsable de la oficina técnica de SEO/BirdLife en Doñana, Carlos Davila apunta que «según los propios informes de seguimiento de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, la mitad de las aves amenazadas que se refugian en Doñana, para las que se conoce la evolución de la población reproductora, presentan una tendencia negativa (2004 y 2017), algunas se mantienen en grave riesgo de extinción, como la cerceta pardilla, y otras se pueden considerar extintas, como el porrón pardo».

Según la organización, los efectos del sobrepastoreo son otro de los problemas «más graves» del espacio natural, afectando de forma negativa a hábitats y especies de interés comunitario. La presencia de aproximadamente 4.000 cabezas de ganado doméstico (bovino y equino) tiene consecuencias negativas debido al pisoteo, aplastamiento directo y daños sobre la vegetación por sobrepastoreo.

- Advertisement -

El gran número de cabezas de ganado está considerado como amenaza grave para varias especies protegidas, entre ellas la cerceta pardilla, la focha moruna, el fumarel común, la canastera común o la garcilla cangrejera. Carlos Davila lamenta que la gestión de Doñana «no queda supeditada a los objetivos de conservación y no afección del espacio de la Red Natura 2000».

Por último, SEO/BirdLife alerta de la pérdida de la biodiversidad, que está muy presente en el pasado reciente y en el presente de Doñana, y denuncia que las aves esteparias están sufriendo un fuerte declive y algunas hace tiempo que dejaron de observarse, como la avutarda común o la ganga ortega, a las cuales, de continuar su tendencia actual, pronto se unirá el sisón común y la ganga ibérica. Además, los efectos del cambio climático, como las sequías prolongadas y más extremas, y el riesgo de nuevos incendios de gran magnitud y recurrencia, implican un reto aún mayor para superar este cuello de botella.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés