Toyota apuesta por la reducción de emisiones de CO2

A través de este desafío, la compañía se centrará en la mejora en tres ámbitos diferentes: el desarrollo de vehículos cada vez mejores, la optimización de la fabricación y el enriquecimiento de la vida de las comunidades.

El fabricante japonés de automóviles Toyota ha presentado su Sexto Plan de Acción Medioambiental, recogido dentro del Desafío Medioambiental para 2050, que tiene el objetivo de reducir el promedio global de emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los vehículos nuevos en más del 22% para 2020 y en el 90% para 2050, en comparación con las cifras contabilizadas en 2010.

Toyota, presenta de esta forma sus objetivos medioambientales de los próximos 35 años, para lo que buscará reducir el impacto negativo de la fabricación de vehículos y de la conducción sobre el entorno «en la medida de lo posible».

A través de este desafío, la compañía se centrará en la mejora en tres ámbitos diferentes: el desarrollo de vehículos cada vez mejores, la optimización de la fabricación y el enriquecimiento de la vida de las comunidades.

- Advertisement -

En el marco de los objetivos para 2050 destaca comercializar 30.000 vehículos de pila de combustible al año en todo el mundo en el entorno de 2020, mientras que la previsión es vender 1.000 unidades mensuales en Japón en este marco temporal.

Además, la empresa iniciará en 2017 la venta de autobuses de hidrógeno en pequeñas cantidades y contempla vender más de cien unidades de este tipo de vehículos antes de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020. También confía en registrar unas ventas anuales de 1,5 millones de híbridos y de 15 millones de unidades híbridas acumuladas para 2020.

Entre 2014 y 2015, la corporación lanzará en todo el mundo una serie de 14 motores con una eficiencia un 10% superior en comparación con la generación actual y prevé introducir modelos híbridos en todas los segmentos a escala mundial.

La estrategia medioambiental de la corporación contempla, a su vez, eliminar «completamente» las emisiones de CO2, incluidos materiales, piezas y fabricación, del ciclo de vida de los coches, así como lograr cero emisiones de CO2 en todas sus plantas para 2050.

Por otra parte, Toyota también pondrá en marcha medidas para reducir al mínimo el consumo de agua en los procesos de fabricación de vehículos, al tiempo que reciclará las aguas residuales de las factorías.

Con el fin de enriquecer la vida de las comunidades, la compañía nipona promoverá la implementación mundial de tecnologías de reciclaje y de tratamiento de vehículos para achatarrar y pondrá en marcha diferentes proyectos y actividades en fomento de la sociedad.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés