España reforzará su colaboración con la protección del Ártico

En ella, los populares instan al Ejecutivo a seguir dando apoyo a las diversas iniciativas tendentes a la protección de las aguas internacionales y ecosistemas compatible con una gestión sostenible con base científica, en torno al Polo Norte fuera de las zonas de jurisdicción nacional de los estados costeros.

El PP ha presentado una proposición no de Ley en el Congreso en la que pide al Gobierno que refuerce su colaboración en la conservación y la protección del Ártico, una iniciativa que ha sido registrada para su debate en la Comisión para el Estudio del Cambio Climático, a la que ha tenido acceso Europa Press.

En ella, los ‘populares’ instan al Ejecutivo a seguir dando apoyo a las diversas iniciativas tendentes a la protección de las aguas internacionales y ecosistemas compatible con una gestión sostenible con base científica, en torno al Polo Norte fuera de las zonas de jurisdicción nacional de los estados costeros.

Asimismo, quiere que España siga participando como Estado observador del Consejo Ártico, de manera activa en los grupos de trabajo, prestando especial atención a las cuestiones socioeconómicas, la seguridad ambiental y conservación de la naturaleza, la investigación científica y tecnológica, así como en otras iniciativas de los organismos relevantes globales, regionales y sectoriales con incidencia en el Ártico.

- Advertisement -

Además, plantea al Ejecutivo que impulse la coordinación entre el Comité Polar Español y los Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación, Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Economía y Competitividad, con otros departamentos implicados, para facilitar la toma de decisiones y el flujo de información, especialmente en materias relativas a la gestión de los recursos naturales, incluidos los pesqueros, y a la protección del medio natural en el Ártico.

El PP alerta de que la variación de la superficie helada del Ártico y las altas temperaturas afectan de manera directa la vida de los cuatro millones de personas que habitan en la región y también afectará al resto de habitantes del planeta.

«El clima del planeta depende de las variaciones en el Ártico, como la modificación de la circulación de las corrientes oceánicas, la reducción de cantidad de energía solar reflejada en el hielo y devuelta al espacio que acentúa el calentamiento de la superficie, o el incremento de emisión de gases de efecto invernadero almacenados en el permafrost, entre otros», agrega el PP.

Es más, sostiene que la inestabilidad de los ecosistemas, tanto en la capa de hielo como a los ecosistemas marinos, a causa de los cambios que se están produciendo, está afectando igualmente a la fauna y la flora. «Además, todos estos cambios están replanteando la gestión de los recursos naturales, antes inaccesibles, que puede tener consecuencia sobre el delicado equilibrio del medio natural ártico», añade.

La Unión Europea y sus estados miembros no han sido ajenos a las cuestiones árticas. Además, indica que la Comisión Europea sigue trabajando para establecer una política unida de la UE para el Ártico, así como una estrategia coherente y un plan de acción concreto.

En concreto, en 2008 la Comisión Europea, consciente de la incidencia de sus actuaciones sobre la región ártica y de la influencia que los cambios medioambientales producidos en el ártico están alterando y alterarán la vida de los ciudadanos europeos, se plantea el desarrollo de una política de la UE para el Ártico.

Así, la Comunicación ‘La Unión Europea y la Región Ártica’ es el inicio formal de un proceso de actuación en el seno de la Unión Europea sobre la importancia de la cuestión ártica, sentado las bases para una futura política ártica en el marco de la política marítima integrada de la Unión.

ESPAÑA YA COLABORA CON EL ÁRTICO

El Consejo Ártico lo forman ocho Estados miembros, los países circumpolares, (Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia) y seis organizaciones representantes de los pueblos indígenas, que tienen carácter de ‘Participantes Permanentes’.

En la actualidad doce países no árticos, entre los que se incluye España y varios países europeos, han sido admitidos como observadores, nueve organizaciones intergubernamentales y once organizaciones no gubernamentales tienen estatus de observadores en el Consejo Ártico.

El Consejo Ártico se compromete a supervisar y coordinar los cuatro programas establecidos, en ese momento, en las aplicaciones de la Estrategia Ártica para lo que estableció Grupos de Trabajo compuestos por expertos representantes de diversos ministerios, agencias gubernamentales e investigadores.

En la actualidad los programas científicos son seis: ACAP (Programa de Acción de Contaminantes del Ártico), AMAP (Programa de Vigilancia y Evaluación del Ártico), CAFF (Conservación de la Flora y Fauna del Ártico), EPPR (Grupo de Prevención, preparación y respuesta), SDWG (Grupo de trabajo de Desarrollo Sostenible), PAME (Protección del Medio Marino Ártico).

España también es ‘Parte Contratante’ de otros organismos internacionales globales o regionales que están iniciando actuaciones, directa o indirectamente dirigidas al Ártico, en conformidad con sus competencias y mandatos. Por lo tanto, España está cooperando activamente en esas acciones.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés