El nogal se expandió con el comercio y la lengua

La expensión de lenguas antiguas coincide con los códigos genéticos que se encuentran en los bosques de nogal persa (Juglans regia), y con el trazado de rutas comerciales.

Esto sugiere que los bosques de estos árboles vistos hoy pueden ser los restos de la primera forestación planificada conocida en el mundo.

En un artículo publicado en la revista PLoS One, el genetista Keith Woeste de la Universidad de Purdue explica que la evolución del lenguaje y la extensión de los bosques de nogal se superponen en amplias franjas de Asia durante miles de años. Él cree que mientras los comerciantes atravesaron las Rutas de la Seda, que conectan Europa del Este y África con Asia, plantaron deliberadamente bosques de nogal como una inversión agrícola a largo plazo.

«Se suponía siempre que hubo bosques salvajes de nogales. Pero ahora consideramos que estos nogales silvestres en medio de Asia probablemente fueron plantados allí.»

- Advertisement -

Woeste dijo que al someter a muestreo bosques de madera de nogal de 39 sitios a través de Asia, su equipo se dio cuenta de que la palabra «nuez» era similar en muchos idiomas. Esto despertó su interés, porque los mapas genéticos de las muestras mostraron relaciones poco características y empezó a buscar un vínculo entre la genética de estos árboles y los idiomas.

Si los bosques se extienden de forma natural, los científicos esperan que la relación genética se extendería en patrones más concéntricos. Pero Woeste dijo la genética de nogal se relaciona en bandas largas que se extienden al este y al oeste. Por ejemplo, Woeste dice que las nueces en el este de Irán están estrechamente relacionadas con las nueces en el Himalaya.

Eso sugiere que lo que los comerciantes llevaban nueces a lo largo de las Rutas de la Seda. Y esos comerciantes probablemente habían estado cultivando las nueces de los mejores árboles, con una selección de genes que dieron a los árboles características deseadas para los frutos secos y madera.

Habiendo notado las similitudes en la palabra para «nuez», entre varios idiomas, Woeste y sus colegas agruparon las lenguas que se hablan actualmente de los lugares donde se muestrean las nueces y trazó las lenguas hasta sus antepasados. Ellos encontraron que la evolución de las lenguas se superpone con la propagación de la genética de la nuez.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés