La Diputación de Málaga plantará un millón de árboles

El plan contra el cambio climático está basado en tres pilares: la reducción de emisiones de dióxido de carbono y de la erosión; la potenciación del uso de energías renovables y la mejora de la eficiencia energética.

La Diputación plantará un millón de árboles para combatir la erosión en la provincia de Málaga como parte de un plan contra el cambio climático. En concreto, la actuación, que se llevará a cabo hasta el año 2020, tendrá un coste de un millón de euros, según ha anunciado este lunes el presidente de la institución provincial, Elías Bendodo.

El plan contra el cambio climático está basado en tres pilares: la reducción de emisiones de dióxido de carbono y de la erosión; la potenciación del uso de energías renovables y la mejora de la eficiencia energética.

Bendodo ha expresado en rueda de prensa el deseo de la Diputación de «liderar la lucha contra el cambio climático en la provincia», buscando «concienciar de un hecho real» que supone un «problema urgente».

En relación con las acciones dirigidas a lucha contra la erosión, ha explicado la plantación de un millón de árboles hasta 2020, «ya que las plantas absorben el CO2 y el CO2 es el causante del efecto invernadero», según Bendodo.

«Un estudio sobre suelos forestales que no son competencia de la Junta de Andalucía revela que 25.598 hectáreas, un 3,5 por ciento de la superficie provincial, son zonas de actuación prioritaria porque en ellas la erosión supera la 50 toneladas por hectárea y año», ha asegurado Bendodo.

Por su parte, la diputada de Medio Ambiente y Promoción del Territorio, Marina Bravo, ha incidido en que la Diputación actuará en estos próximos cuatro años en más de 58.000 hectáreas, aproximadamente, un ocho por ciento de la provincia.

El objetivo de la Diputación, ha detallado, es que los Ayuntamientos marquen las zonas prioritarias de actuación para poder dar comienzo a la plantación este año.

Así, se distribuirán un millón de especies autóctonas como el pino, la encina, el acebuche, romero, lavanda, lentisco, aulaga, sabina o enebro, «que evitarían perder 125.000 toneladas anuales de suelo, y que absorberían 85.680 toneladas de CO2, que equivalen, cada año, a los gases emitidos por cinco millones de vehículos en un desplazamiento de 100 kilómetros», ha asegurado Bendodo.

OTRAS ACTUACIONES

Asimismo, para reducir las emisiones de dióxido de carbono, la Diputación prevé otras actuaciones como cambiar el sistema de alumbrado público en municipios de menos de 5.000 habitantes y la revisión y actualización de los planes de eficiencia energética de todos los ayuntamientos de la provincia.

De cara a potenciar el uso de energías renovables, la Diputación favorecerá el uso de placas solares en dependencias municipales o la implantación del tratamiento terciario en las depuradoras actuales y en las que están por construir. También se prevén mejoras en la movilidad a través del impulso del carril bici, como en el proyecto de la senda litoral de Nerja a Manilva.

Además, para la mejora de la eficiencia energética se plantea un mejor uso del agua y de los residuos. Con respecto a esta medida, Bendodo ha recordado que la construcción de la planta de compostaje de Valsequillo ha finalizado y que la obra, en la que la Diputación ha invertido 20 millones de euros, se estrenará esta semana.

Bendodo ha situado el gasto de la Diputación en la lucha contra el cambio climático en unos 100 millones de euros, entre los ya empleados en diferentes proyectos, como el de la planta de compostaje de Valsequillo, y hasta el año 2020.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés