El PP quiere que se puedan cazar y pescar especies invasoras

Esta iniciativa, recogida por Europa Press, busca reformar la Ley de Patrimonio Natural y Diversidad y sortear una sentencia dictada por el Tribunal Supremo en 2016, por la que se incluyó ciertos animales en el catálogo del Ministerio de Medio Ambiente de especies invasoras.

El PP vuelve a llevar a debate al Pleno del Congreso la tramitación de su ley que fija excepciones para poder cazar y pescar especies invasoras, un texto que ya fue rechazado el pasado mes de junio en la Cámara Baja, después de que PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos se unieran en contra de la ley de los ‘populares’.

Esta iniciativa, recogida por Europa Press, busca reformar la Ley de Patrimonio Natural y Diversidad y sortear una sentencia dictada por el Tribunal Supremo en 2016, por la que se incluyó ciertos animales en el catálogo del Ministerio de Medio Ambiente de especies invasoras.

Este listado incluye especies, como la trucha arco

- Advertisement -

iris o el cangrejo rojo, que son una amenaza grave para la biodiversidad autóctona, por lo que se prohíbe cualquier actividad cinegética, piscícola o comercial relacionadas ellos, con el objetivo de erradicar su presencia en la naturaleza del país.

Sin embargo, el texto presentado por los ‘populares’ sí permitiría cazar y pescar, para su control y erradicación, aquellos animales en áreas ocupadas antes de 2007, año en que se promulgó la primera regulación de esta materia.

«En la modificación de la Ley se seguirá considerando que las especies exóticas invasoras para las que exista suficiente información científica deberán ser catalogadas, pero se permitirá que en aquellas áreas ocupadas antes de 2007, año en que se promulgó la primera regulación de esta materia, se podrán utilizar todas las modalidades de caza y pesca para su control o erradicación», apunta el PP en la exposición de motivos de este texto.

ALEGAN EFECTOS ECONÓMICOS

Como ya hicieran hace más de cuatro meses, en sus alegaciones los ‘populares’ muestran su «gran preocupación» por los efectos económicos y sociales que esta ley ha causado, ya que, además de implicar la prohibición genérica de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos de estas especies, también ha supuesto «la imposibilidad de la práctica de caza y pesca deportivas» en municipios rurales en los que estas actividades turísticas y de ocio se llevan a cabo.

«También dificultó o imposibilitó actividades comerciales e introdujo dudas sobre el régimen de algunas explotaciones industriales que utilizan especies catalogadas para la alimentación», apunta la formación en el texto registrado, para insistir en que se trata de un «asunto especialmente sensible» para las comunidades autónomas, como administraciones directamente responsables de la gestión de estas especies y de la regulación de la actividad cinegética y piscícola.

RECHAZO EN LA OPOSICIÓN

Durante el debate del pasado mes de junio, el PP no contó con el apoyo de los principales partidos de la oposición. Desde el PSOE se valoró el texto como un «desmantelamiento de las políticas medioambientales» que, a su juicio, viene llevando a cabo el PP en los últimos años.

Unidos Podemos, por su parte, dio tres motivos para defender su voto en contra: que la reforma afectaba al medio ambiente; que propiciaba la introducción de especies exóticas; y que existen otras alternativas para hacer frente a la eliminación progresiva de estas especies. Finalmente, Ciudadanos calificó de «parche» y «chapuza» esta propuesta para señalar que «no arreglará un problema mayor».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés