Las bacterias también se extinguen, pero a su manera

El estudio, publicado en Nature Ecology and Evolution, usó secuenciación masiva de ADN y análisis de big data para crear el primer árbol evolutivo que abarca una gran fracción de las bacterias de la Tierra durante los últimos mil millones de años.

Las bacterias se extinguen a tasas sustanciales, aunque parecen evitar las extinciones masivas que han venido afectando a formas de vida más grandes en la Tierra, este hallazgo de una nueva investigación de la Universidad de Columbia Británica (UBC), Caltech y el Lawrence Berkeley National Laboratory, contradice el pensamiento científico ampliamente aceptado de que los taxones de microbios, debido a su gran población, rara vez quedan aniquilados.

El estudio, publicado en Nature Ecology and Evolution, usó secuenciación masiva de ADN y análisis de ‘big data’ para crear el primer árbol evolutivo que abarca una gran fracción de las bacterias de la Tierra durante los últimos mil millones de años.

«Las bacterias rara vez se fosilizan, por lo que sabemos muy poco sobre cómo el paisaje microbiano ha evolucionado con el tiempo», dice en un comunicado Stilianos Louca, un investigador del Centro de Investigación de Biodiversidad de la UBC que dirigió el estudio. «La secuenciación y las matemáticas nos ayudaron a completar el árbol genealógico bacteriano, mapear cómo se han diversificado con el tiempo y descubrir su extinción».

Louca y sus colegas estiman que existen entre 1,4 y 1,9 millones de linajes bacterianos en la Tierra hoy en día. También pudieron determinar cómo ha cambiado ese número en los últimos mil millones de años, con 45.000 a 95.000 extinciones solo en el último millón de años, «si bien la diversidad bacteriana moderna es indudablemente alta, es solo una pequeña instantánea de la diversidad que la evolución ha generado en la historia de la Tierra», dice Louca.

A pesar de la frecuente y constante extinción de especies individuales, el trabajo muestra que, en general, las bacterias se han diversificado exponencialmente sin interrupción. Y han evitado las extinciones masivas abruptas en todo el planeta que se han producido periódicamente entre las plantas y los animales. Louca sospecha que la competencia entre especies bacterianas conduce a la alta tasa de extinciones microbianas, dejándolas menos propensas a la extinción repentina de masas y multiespecies.

Los eventos de especiación y extinción del pasado dejan una huella compleja en las filogenias: estructuras matemáticas que codifican la relación evolutiva entre las especies bacterianas existentes, «este estudio no hubiera sido posible hace 10 años», dice Michael Doebeli, matemático y zoólogo de UBC, y autor principal del artículo. «La disponibilidad actual de datos de secuenciación masiva y potentes recursos computacionales nos permitió realizar el complejo análisis matemático».

A continuación, Louca y sus colegas quieren determinar cómo evolucionan las propiedades fisiológicas de las bacterias a lo largo del tiempo y si su diversidad ecológica también ha aumentado de forma similar a su diversidad taxonómica. Si esto es cierto, significaría que incluso organismos antiguos y relativamente simples como las bacterias todavía tienen el potencial de descubrir nuevas formas de sobrevivir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés