Un mundo lleno de cobre ayudó a los animales a colonizar la Tierra

El cobre es un componente esencial de la vida, ya que crea proteínas que fueron cruciales para ayudar a la vida animal temprana, como las medusas y las esponjas de mar, a desarrollar sistemas respiratorios.

Una gran cantidad de cobre desempeñó un papel igualmente crucial que el oxígeno para ayudar al crecimiento y la propagación de los primeros animales hace 700 millones de años. Los científicos han analizado registros geológicos para demostrar que el nivel de cobre en el medio ambiente aumentó dramáticamente al mismo tiempo que los primeros animales comenzaron a emerger.

El cobre es un componente esencial de la vida, ya que crea proteínas que fueron cruciales para ayudar a la vida animal temprana, como las medusas y las esponjas de mar, a desarrollar sistemas respiratorios. El nivel relativamente bajo de oxígeno en el medio ambiente durante el período neoproterozoico, cuando comenzó a surgir la primera vida multicelular, ha llevado a los científicos a investigar otros factores que podrían haber estado involucrados.

Al descubrir un aumento dramático en la disponibilidad de cobre durante este período, los geólogos de las Universidades de Aberdeen y Glasgow han revelado el papel crucial que jugó en ayudar a la vida temprana a prosperar. El profesor John Parnell, de la Facultad de Geociencias de la Universidad de Aberdeen, dirigió el estudio, publicado este 11 de marzo en Scientific Reports.

Dijo en un comunicado: «Nuestra investigación muestra que en todo el planeta, los magmas de las profundidades de la Tierra trajeron a la superficie rocas volcánicas que contienen cobre hace unos 800 millones de años. Estas rocas se desgastaron para liberar abundante cobre en el ambiente, justo cuando empezaban a aparecer los animales.

«Los animales usan el cobre de varias maneras, pero dos funciones críticas del metal les dan a los animales la fuerza para sostenerse a sí mismos y la capacidad de respirar oxígeno del aire al hacer compuestos llamados proteínas de cobre, que son esenciales para la forma en que viven. «El oxígeno en el aire tenía el doble papel que las rocas de la intemperie para proporcionar cobre y permitir que los animales respiren, lo que podrían hacer usando sus proteínas de cobre.

El oxígeno era en realidad tóxico para la vida primitiva anterior, pero el cobre les daba a los animales los medios para enfrentarlo y usarlo en su beneficio». El también profesor Adrian Boyce, de la Universidad de Glasgow, agregó: «No es una coincidencia que algunos de los depósitos de mineral de cobre más grandes del mundo, en África, se formaron justo cuando empezaban a emerger los primeros animales. La vida y las rocas estaban en armonía».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés