El Real Jardín Botánico del CSIC incorpora a su colección cuatro dragos canarios donados por una pareja de Jerez (Cádiz)

El Real Jardín Botánico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha incorporado a su colección cuatro ejemplares de drago canario donados por Rafael Martín y Carmen Romero, que los tenían en su jardín en Jerez de la Frontera (Cádiz).

El encargado de su traslado, el vicedirector de arbolado y jardinería del RJB-CSIC, Ramón Morales, ha plantado tres de los ejemplares en distintas zonas del jardín y el cuarto se conservará en el invernadero de trabajo. Los cuatro dragos se encontraban en perfecto estado, se calcula que la edad de cada uno de ellos es de unos 20 años y proceden de las semillas de uno de mayor tamaño y antigüedad que se encuentra en la finca San Fermín en La Jara de Sanlúcar de Barrameda.

Durante los dos primeros inviernos de su plantación, dado que se encuentra en el exterior del Jardín, se les protegerá de las bajas temperaturas. En las próximas semanas se les suministrará abono rico en potasio y fósforo para que baje el punto de congelación de las células y se les colocará una capa de hojas compactadas sobre la zona de raíces de unos 30-40 centímetros de altura y una manta térmica que cubra toda la planta hasta el suelo.

El Real Jardín Botánico ya exhibe un drago en el Invernadero Santiago Castroviejo, en la zona subtropical, próximo a cumplir los cuarenta años de antigüedad.

Fue el viajero alemán Jerónimo Münzer quien dio por primera vez la noticia de la existencia del drago de Lisboa en 1495. Ochenta años más tarde, en 1576, Clusio lo describió y representó en su obra. Su hábitat natural es Madeira, Canarias, Cabo Verde y el sur de Marruecos en el Antiatlas. Florece cada 10 años y es entonces cuando ramifica.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés