El Pacto Verde Europeo establece una estrategia para mejorar la salud y el cuidado de la naturaleza

Un informe de la AEMA publicado en fechas recientes, apunta a que la contaminación atmosférica y acústica, los efectos del cambio climático y la exposición a productos químicos peligrosos causan un deterioro de la salud en Europa.
  •  Asimismo, subraya que una naturaleza sana es un mecanismo clave para la salud pública, ya que reduce las enfermedades y promueve el bienestar. 

De acuerdo con una evaluación general sobre la salud y el medio ambiente publicada en fechas recientes por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), la contaminación atmosférica y acústica, los efectos del cambio climático y la exposición a productos químicos peligrosos causan un deterioro de la salud en Europa. 

Mejorar la salud y el bienestar de los ciudadanos de la Unión Europea es hoy más importante que nunca, cuando la atención está enfocada en afrontar el COVID-19. 

El informe de la AEMA «Healthy environment, healthy lives: how the environment influences health and well-being in Europe» [Medio ambiente saludable, vidas saludables: la influencia del medio ambiente en la salud y el bienestar en Europa], basado en gran medida en datos de la Organización Mundial de la Salud sobre las causas de muerte y enfermedad, subraya hasta qué punto la calidad del medio ambiente en Europa juega un papel decisivo a la hora de determinar nuestra salud y nuestro bienestar.

Entre las conclusiones principales del estudio, cabría señalar las siguientes:

  • La contaminación atmosférica continúa siendo una de las principales amenazas ambientales para la salud en Europa, seguida por la contaminación acústica y el cambio climático, en particular las olas de calor.
  • La carga de la contaminación y los efectos del cambio climático varían a lo largo de Europa, con diferencias claras entre los países del este y los del oeste del continente.
  • Las comunidades más pobres con frecuencia se encuentran expuestas a niveles más elevados de contaminación y ruido, así como a altas temperaturas, a la vez que las condiciones sanitarias preexistentes incrementan la vulnerabilidad a los riesgos ambientales para la salud.
  • Las personas se encuentran expuestas a múltiples riesgos en todo momento, como la contaminación atmosférica, del agua y acústica, además de los productos químicos, que se combinan y en algunos casos actúan al unísono, con efectos sobre la salud.
  • Las investigaciones en curso analizan las relaciones entre la actual pandemia de COVID-19 y las dimensiones medioambientales. 

Enfoque integrado de las políticas ambientales

El informe subraya que es necesario un enfoque integrado de las políticas medioambientales. Una naturaleza sana es un mecanismo clave para la salud pública, ya que reduce las enfermedades y promueve el bienestar. 

Las soluciones ecológicas ofrecen un triple efecto beneficioso. Los ecosistemas acuáticos, conocidos como espacios azules, y los espacios verdes de calidad en las zonas urbanas favorecen la salud y calidad de vida, ofrecen zonas para la actividad física, la relajación y la integración social, y reportan mayores beneficios para las comunidades pobres. Los espacios verdes y azules refrescan las ciudades durante las olas de calor, alivian las inundaciones, reducen la contaminación acústica y promueven la biodiversidad urbana. 

Dentro de la UE, el Pacto Verde Europeo representa un cambio fundamental que marca el camino en la agenda política europea y establece una estrategia sostenible e inclusiva para mejorar la salud y cuidar la naturaleza.

Fuente: Sogama

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés