Daimiel ya cuentan con más de 1.200 hectáreas encharcadas

De este modo, según detalló Puxeu, como resultado de la acción conjunta de las labores de extinción y compactación de la turba, de las aportaciones desde el Acueducto Tajo-Segura y las últimas precipitaciones, la situación de las Tablas ha cambiado «radicalmente», ya que al final del pasado otoño la superficie encharcada sólo alcanzaba las 20 hectáreas, informó el Ministerio en nota de prensa.

   En este sentido, el secretario de Estado relató el conjunto de actuaciones que han permitido recuperar el Parque Nacional, que empezaron con la apertura de una serie de pozos para humedecer la turba y evitar la propagación del incendio, captaciones que dijo que han inyectado a Las Tablas hasta dos hectómetros cúbicos directamente desde el Acuífero.

   A continuación, continuó, el Gobierno de España autorizó la utilización parcial, temporal y excepcional de la Tubería de la Llanura Manchega para hacer llegar hasta 20 hectómetros cúbicos de agua al Parque. Esta medida, puesta en marcha el pasado 4 de enero, «ha asegurado la llegada de un caudal ininterrumpido de unos 900 litros por segundo a las Tablas de Daimiel», apuntó.

   Según Puxeu, con estas dos actuaciones estaba previsto inundar hasta 700 hectáreas del humedal, «ya que nadie contaba con las abundantes precipitaciones del último mes, que han hecho que el Parque haya empezado a recibir agua del Cigüela y que haya alcanzado una situación óptima», con cerca de 1.300 hectáreas encharcadas», afirmó.

   Para el secretario de Estado, el estado en que se encuentran las Lagunas de Ruidera y el embalse de Peñarroya hacen intuir que el Cigüela seguirá aportando agua a las Tablas durante meses, razón por la que dijo que se ha decidido interrumpir la aportación de caudales al Parque a través de la Tubería Manchega. En total, se han aportado más de 2,1 hectómetros cúbicos de agua procedentes del trasvase Tajo-Segura y de los pozos existentes.

SATISFACCIÓN

   Por su parte, la consejera de Industria, Energía y Medio Ambiente, puso de manifiesto la satisfacción del Gobierno regional por el estado en que se encuentra el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel gracias a las medidas de emergencia puestas en marcha por los gobiernos de España y de Castilla-La Mancha, «actuaciones que han permitido que el humedal ciudadrealeño tenga en la actualidad cerca de mil trescientas hectáreas encharcadas», afirmó.

   Fernández, destacó la «estrecha colaboración» que han mantenido ambas administraciones para aplicar estas medidas ante la «crítica» situación por la que pasaba el Parque, con 20 hectáreas encharcadas y un incendio de turbas en su subsuelo. Así, añadió que estas nuevas infraestructuras «serán útiles si en el futuro se produce un episodio similar al de los últimos meses».

   A este respecto, la consejera reiteró que el futuro de las Tablas de Daimiel pasa por la adquisición de fincas y de derechos de riego en el entorno del Parque y por la aplicación del Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG) para preservar el Acuífero 23.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés