Cada año varan en las costas de Canarias unos 70 cetáceos

La inauguración de la exhibición ‘Expo Orcas’ coincidió con la firma de un convenio de colaboración por parte de Loro Parque Fundación (LPF) y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) para crear la red macaronésica de la salud de cetáceos, que persigue fomentar la investigación y conservación de mamíferos marinos.

   El director del Instituto Universitario de Sanidad Animal (IUSA) de la ULPGC y catedrático de esta universidad, Antonio Fernández, explicó en rueda de prensa que el pasado año vararon en las costas del archipiélago unos 70 cetáceos.

   Una de cada tres causas de estos varamientos tienen que ver con la actividad humana, como la interacción con la pesca y la colisión con ferrys; además de otras causas naturales como cánceres, neumonía, enfermedades por bacterias o virus, problemas en el parto y problemas sociales, por ejemplo cuando los cetáceos se quedan sin madre. «Hay otro grupo difícilmente evaluable que varan debido al impacto de la actividad humana sobre el mar, fundamentalmente en relación a residuos», añadió.

   No obstante, el investigador hizo especial hincapié en que desde que se estableció «la moratoria de 2004 hasta 2009 no ha habido más mortalidad masiva de zifios por las maniobras militares» en el litoral de las islas.

LAS ISLAS, REFERENTE MUNDIAL EN ESTUDIOS MARINOS

   Fernández recordó que hace dos años se reunieron en Tenerife científicos de cetáceos de la Macaronesia y concluyeron «la necesidad de poner los conocimientos científicos a favor de la conservación de los cetáceos, en una zona que tiene una biodiversidad muy rica y que se ven afectados por distintas causas».

   En este sentido, señaló que la Unesco estuvo de acuerdo y se ha promovido una iniciativa fundamentada sobre conocimientos científicos, en los que el grupo de investigación del IUSA es «referente en los estudios sobre la mortalidad de zifios –abundan en Canarias– asociados a maniobras militares y el uso de zonares antisubmarinos».

   «Eso en 2002 dio lugar a estudios que llegaron al Parlamento europeo, que emitió una resolución no vinculante en la que indicaba que había que tener cuidado dónde se usaban dichos zonares porque hacen daño a los zifios. Por tanto, el Gobierno central y el canario prohibieron el uso de zonares antisumbmarinos en las maniobras militares en 50 millas alrededor de Canarias, islas que son el principal referente en una medida de ayuda a la conservación en el mundo», apostilló Fernández. No en vano, destacó que estos trabajos han ayudado a revisar en Estados Unidos «actuaciones de maniobras militares para evitar acciones negativas sobre las ballenas».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés