Liberan a un buitre negro tras pasar por el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid

Según informó la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, el buitre negro llegó el centro el 11 de septiembre debido a «un traumatismo en su ala derecha y una anorexia», causada por no poder alimentarse por no volar.

   El buitre liberado está anillado, tanto con la anilla del Ministerio de Medio Ambiente, como con una de PVC amarilla con un código alfanumérico identificativo del ejemplar, que puede ser leído a larga distancia mediante prismático o telescopio.

   Tras realizar el diagnóstico con radiografías, se decidió «la inmovilización externa del ala dañada durante dos semanas».  «Tras permanecer con la inmovilización y con una buena alimentación, se le trasladó a las áreas de vuelo del CRAS de Valladolid, donde se pudo comprobar la efectividad del tratamiento, y donde comenzó a volar de manera satisfactoria».

   El buitre negro, que es probablemente una hembra, entró con un peso de 7,250 kilos, cuenta ahora con 9,500 kilos, con una envergadura de 2,88 metros, es un pollo del 2008.

   Este animal, que se alimenta de carroña, ha comido conejo, pollo, corzo y jabalí durante su estancia en el centro de recuperación, y se encuentra anillado, tanto con la anilla del Ministerio de Medio Ambiente como con una de PVC amarilla con un código alfanumérico identificativo del ejemplar, que puede ser leído a larga distancia mediante prismático o telescopio.

   Junto al buitre, también fueron liberadas otras aves, teniendo en cuenta que antes de la suelta se valoran aspectos como «la capacidad de vuelo, la sustentación, la capacidad visual y, sobre todo, la posibilidad de los ejemplares de proveerse de alimento por sí mismos».

   Durante 2009, desde la provincia de Ávila llegaron al CRAS de Valladolid 143 animales, de ellos 118 vivos y 25 cadáveres, y fueron liberados 68.

   Del total, se recuperó el 58,5 por ciento, siendo los motivos traumatismos producidos por colisiones varias (cables, atropellos), disparos, pollos volanderos o caídos de los nidos, y casos de anorexia por falta de alimento, y envenenamientos.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés