La Comunidad cierra 2009 con los mejores resultados contra incendios forestales

El balance anual confirma los parámetros obtenidos en la campaña estival contra incendios forestales y aún los mejora en el índice global, ya que el resultado final medio es de 0,99 hectáreas por incendio, que rebaja las 1,01 hectáreas que arrojó el verano. Aunque en 2009 se declararon más incendios forestales que en el año anterior, la rapidez y eficacia en la detección y en la extinción han logrado que la superficie afectada sea menor.

El 82,21% de los incendios forestales declarados fueron extinguidos cuando las llamas no habían afectado ni tan siquiera a una hectárea de terreno, lo que técnicamente es considerado como conato. Los medios dispuestos, tanto en la detección como en la respuesta en extinción, así como la planificación en la lucha contra incendios forestales, ha conseguido este coeficiente, el mejor de los últimos diez años.

Un único incendio

Más de la mitad de la superficie forestal afectada por los fuegos durante el año pasado lo fue en el mes de julio, una época que en el verano pasado se mostró especialmente peligrosa debido a las altas temperaturas, el bajo índice de humedad y los vientos que reinaron durante esa época. Durante ese mes, se declararon 70 incendios, que afectaron a 177,46 hectáreas. De ellas, tan sólo se vio afectada una superficie arbolada de 13,80 hectáreas, ocasionadas en un único incendio. A lo largo de todo el año la superficie forestal arbolada afectada por los incendios fue de 15,57 hectáreas.

Aunque los meses de verano, entre junio y septiembre, son los que representan mayor riesgo y, en consecuencia, mayor número de siniestros forestales, en el resto del año se declararon más de un centenar de incendios en terreno forestal que afectaron mínimamente al total de superficie afectada debido a la rápida intervención de los recursos.

La Comunidad de Madrid cuenta con una superficie forestal de 420.492,99 hectáreas, según el Tercer Inventario Forestal Nacional, lo que supone el 52,33% del total del territorio regional, y más de la mitad de esa superficie es arbolada. Además, cuenta con la dificultad añadida de estar sometido a una gran presión demográfica que se centra en las grandes ciudades, y en la multiplicidad de núcleos habitados y urbanizaciones que interactúan con los bosques añadiendo aún mayor riesgo a la posibilidad de incendios forestales.

La lucha contra los incendios forestales en la Comunidad de Madrid es competencia de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, que gestiona a través de la Dirección General de Protección Ciudadana. El Cuerpo de Bomberos es el encargado de las labores de extinción, y el servicio forestal lleva acabo, durante los meses invernales, la prevención, limpieza y puesta a punto de los montes y bosques y durante la época estival, de máximo riesgo, une sus efectivos humanos y materiales en la lucha contra los incendios.

www.desarrollointeligente.org

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés