EL TSJ de la Comunidad Valenciana declara nula la ampliación del Puerto Luís Campomanes en Altea

La sentencia ha declarado nulas las resoluciones de la Generalitat que permitieron el comienzo de las obras debido a que el proyecto de 2002 no se sometió a la correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental, ya que que la Administración se limitó a convalidar otra evaluación relativa a un proyecto de 1999.

Ecologistes en Acció del País Valenciano, Greenpeace y WWF se felicitan por la sentencia y exigen a la Generalitat Valenciana la restauración de la zona dañada por las obras de ampliación. Además, piden que se abandone cualquier nuevo proyecto de ampliación debido a su gran impacto ambiental.

Varios estudios aportados por los grupos conservacionistas elaborados por las Universidades de Alicante, Valencia y Baleares ponen de manifiesto cómo se verían afectadas de forma irreversible más de 40 hectáreas de praderas de Posidonia oceanica, y de ejemplares del molusco Pinna nobilis (nacra), protegidos como Prioritarios en la Directiva Habitats de la Unión Europea. Igualmente se producirá una alteración grave del hidrodinamismo con enfangamiento de las zonas adyacentes a las zonas de obra, o incluso de las playas próximas.

Además, un estudio presentado por la Universidad de Almería, alerta en el mismo sentido que la ampliación del puerto provocará la destrucción del ecosistema marino así como un imprevisible efecto sobre las dinámicas litorales en la zona. Igualmente, los informes del perito judicial e investigador del Instituto Español de Oceanografía y de la Dirección General de Costas ponen de manifiesto que la dimensión del proyecto debe ser sometida en todo caso a nueva Evaluación de Impacto Ambiental.

- Advertisement -

Por otro lado, todos los estudios y pruebas periciales presentados por los grupos ecologistas demuestran la nula efectividad de los trasplantes de Posidonia oceanica realizados que, al contrario de lo pretendido, han supuesto la muerte de las plantas trasplantadas y la afección negativa por erosión y descalzamiento de otros ejemplares de la zona. Estas conclusiones han llevado a los grupos ecologistas a exigir que en los futuros proyectos de ampliación o construcción de nuevos puertos deportivos esta práctica no pueda ser considerada como “medida correctora”.

Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés