Oceana reclama la protección de 40 especies marinas en Cites

 Allí asisten a la 15ª Conferencia de las Partes de CITES (Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas), que persigue evitar la extinción de especies como consecuencia del comercio internacional.

El atún rojo atlántico ha sido propuesto para su inclusión en el Apéndice I de CITES debido a que la pesca ilegal y el comercio internacional están empujándolo al colapso. Los atunes rojos se encuentran entre el pescado más valioso del mundo y su carne se utiliza para el sushi y el sashimi. En los últimos años, casi todas las capturas declaradas en el Mediterráneo se han exportado a Japón y el stock de atún rojo atlántico occidental se ha visto reducido en más del 82%. Oceana y MarViva demandan su protección bajo el Apéndice I, el cual prohíbe el comercio internacional de especies que estén casi amenazadas de extinción.

Ocho especies de tiburones han sido propuestas para el Apéndice II de CITES, lo que exigiría permisos de exportación. La demanda internacional de productos de tiburón, particularmente aletas, está llevando a muchas poblaciones al borde de la extinción. Por esta razón, Oceana apoya la inclusión del jaquetón oceánico y la cornuda común, así como de “especies similares” –tiburón arenero, tiburón trozo, cornuda gigante y cornuda cruz–, además del cailón y la mielga.

También para el Apéndice II, la Unión Europea y Estados Unidos han propuesto 31 especies de corales rojos y rosas. Estos corales se explotan intensivamente para atender la demanda internacional de joyería y otros productos, y su eliminación deja a otras especies sin alimento ni refugio. Desde los años 80 del pasado siglo, los desembarcos han disminuido más de un 60-80% y las poblaciones de pólipos han caído en torno al 80-90%. Oceana apoya su inclusión en el Apéndice II de CITES, necesaria para asegurar el futuro de estas especies y los hábitats marinos que conforman.

- Advertisement -

 

Oceana

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés