La UE aplaza hasta 2020 su objetivo de detener la pérdida de biodiversidad

 La ministra de Medio Ambiente y presidenta de turno de la UE, Elena Espinosa, destacó en rueda de prensa la «unanimidad» de los Veintisiete respecto a la necesidad de trabajar con una visión «a largo plazo» y de que la protección de la biodiversidad quede «reflejada» en todas las políticas «transversales» comunitarias.

   El texto de conclusiones adoptado este lunes por los ministros prevé ese horizonte a más largo plazo para proteger y recuperar la biodiversidad y los servicios que cubren los ecosistemas de aquí a 2050.

   Estos objetivos son necesarios por la situación «crítica» de la biodiversidad, pero también por su relevancia socioeconómica, su papel en la lucha contra el hambre y su impacto en el cambio climático.

   Si no se hace nada para proteger la biodiversidad, la pérdida anual de servicios ecosistémicos podría elevarse a 50.000 millones de euros y, para 2050, las pérdidas acumuladas en términos de bienestar supondrán el 7% del PIB, de acuerdo con diversos estudios.

- Advertisement -

   La biodiversidad se encuentra «gravemente amenazada» en todo el mundo, con pérdidas entre 100 y 1000 veces superiores al ritmo normal, según la Comisión. Más de un tercio de las especies están al borde de la extinción, y se calcula que el 60% de los ecosistemas del planeta se han degradado en los últimos 50 años.

   En la cumbre de Gotemburgo de 2001, la UE se fijó como objetivo frenar el deterioro de la biodiversidad en 2010. No obstante, el propio Ejecutivo comunitario ha reconocido que «es muy improbable que la UE pueda cumplir su objetivo» pese a la extensión de la red de zonas protegidas Natura 2000 y las fuertes inversiones realizadas en biodiversidad.

   Por ello, los Veintisiete deciden ahora retrasar diez años este objetivo, eso sí, complementándolo con el compromiso de hacer lo posible por restaurar los ecosistemas dañados y por contribuir a frenar la extinción de especies en el resto del mundo.

PROTECCIÓN DE LOS SUELOS.

   La presidencia española presentó en la reunión un informe sobre el estado de las negociaciones de una nueva norma comunitaria para reforzar la protección de los suelos, que se encuentra bloqueada por la oposición de seis países (Alemania, Francia, Reino Unido, Austria, Países Bajos y Malta). Espinosa admitió «dificultades» por parte de algunos países pero afirmó su voluntad de «avanzar» en esta tarea.

   El grupo de países que forman la minoría de bloqueo mantuvieron sus reticencias durante el debate del informe y argumentaron que una directiva marco afectaría al principio de subsidiariedad de los Estados miembros y que las ventajas que ofrecen son menores a los costes y cargas administrativas adicionales que supondría su implantación.

   El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, sin embargo, agradeció a la ministra Espinosa que recuperara una discusión que lleva «estancada tanto tiempo» y se comprometió a trabajar en los próximos meses para reducir las reticencias de los contrarios a una norma europea.

   Tras la discusión que los ministros tuvieron este lunes, Potocnik destacó que el nivel de ambición de la mayoría de los gobiernos europeos es «muy alto» y no vio razón para «rebajar» las ambiciones que recoge el texto actual.

   El principio de subsidiariedad «no debe servir para huir de las propias obligaciones, sino para trabajar juntos» para un consenso, recalcó el comisario antes de prometer «esfuerzos» para acercar las posturas de los Veintisiete.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés