PEFC España apuesta por la certificación forestal como el instrumento idóneo para lograr que la gestión sostenible de los bosques se convierta en verdadero motor de desarrollo económico

PEFC España es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro integrada por Gobiernos autonómicos, asociaciones de ámbito estatal y sectorial, propietarios y gestores de bosques públicos y privados, industrias y empresas de transformación, colegios técnicos y centros tecnológicos. Desde hace más de diez años venimos promoviendo alternativas de desarrollo rural sostenible, a través de patrones productivos y de actividad ligados al monte y a sus recursos, mejorando la competitividad del sector forestal español a través de la certificación PEFC, que verifica el cumplimiento de la Norma UNE 162.002 de Gestión Forestal Sostenible. Esta norma recoge los criterios de sostenibilidad que aseguran la multifuncionalidad del monte: fijación de carbono, protección de la biodiversidad, de las aguas y los suelos, prevención de incendios, mantenimiento de las funciones productivas, sociales y culturales, etc.

Promovemos la gestión sostenible mediante el sello de certificación forestal PEFC. Más del 95% de los bosques certificados en España llevan nuestra garantía 1.157.000 hectáreas cuentan ya con el certificado PEFC. Además, 1.120 gestores forestales y más de 450 empresas e instalaciones avalan con nuestro logo su funcionamiento. Estos datos muestran un moderado crecimiento en territorio e industria certificada, lo que indica que el sector forestal español apuesta cada vez más por defender su producto con el etiquetado PEFC, fundamental para competir mejor porque garantiza tanto la sostenibilidad en origen y como su trazabilidad, requisitos solicitados de manera creciente por empresas, Administraciones y consumidores.

PEFC España cuenta con el respaldo de PEFC Internacional, el sistema de certificación más importante en el mundo. 221 millones de hectáreas, 476.000 gestores forestales y 6.250 empresas certificadas en 34 países garantizan nuestra credibilidad a nivel global.

PEFC España viene defendiendo la necesidad de introducir criterios de planificación y ordenación de los montes como única forma de asegurar la sostenibilidad de la materia prima en origen. La planificación actúa como motor de desarrollo rural que impulsa los aspectos ambientales, sociales y económicos ligados al bosque. Consideramos la certificación como una eficaz herramienta de ecoinnovación que permite difundir y aplicar un modelo sostenible de vertebración del territorio, y ayuda a dirigir fondos e inversiones hacia los nuevos nichos de actividad sostenible que el monte genera. Gracias al apoyo de las casi 500 entidades locales españolas que ya han certificado parte de su término municipal, seguimos mejorando las cifras de la certificación, avanzando así hacia la mejora de la competitividad del sector y el desarrollo del medio rural.

- Advertisement -

PEFC España viene promoviendo el uso de la madera como material de construcción, así como los productos derivados, como el corcho, y los productos no maderables de origen sostenible. Los miembros integrantes de PEFC España solicitamos apoyo para el sector y para la cadena de valor, y animamos a seguir colaborando y a seguir trabajando por este modelo de economía ligada al medio forestal.

Además del fomento de ayudas que potencien la certificación del monte productivo y el acceso a los mercados mediante el incremento de empresas y productos certificados, defendemos el asociacionismo forestal como herramienta de profesionalización del sector, así como el fomento de políticas de compra verde públicas y privadas. Seguimos animando a las Administraciones a que impulsen la contratación pública verde y a que fomenten entre los ciudadanos la compra responsable de productos certificados.

En este Año Internacional de la Biodiversidad, desde PEFC España nos unimos a la celebración de la vida en la tierra y del valor de la diversidad biológica, y queremos recordar que un bosque certificado es el hábitat idóneo para la biodiversidad, por su capacidad de conservación de los suelos, de regulación de los ciclos hidrológicos, de estabilización climática y de fijación de CO2; contribuye a la lucha contra el cambio climático y promueve la conservación y mejora de las condiciones socioeconómicas y culturales del entorno rural.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés