Actualizar

domingo, febrero 5, 2023

Europa busca compatibilizar el aprovechamiento y la conservación de los bosques

Lo hacen en Valsaín, en Segovia, donde se ha presentado el «Libro Verde» con el que se quieren sentar las bases para una Estrategia Forestal comunitaria en la que se tengan en cuenta «las debilidades existentes» como incendios forestales, temporales, avalanchas e inundaciones.

Algo fundamental teniendo en cuenta que la Unión Europea alberga 155 millones de hectáreas bosques que, junto a otras tierras boscosas, alcanzan el 42% de la superficie terrestre de la UE.
Los bosques como fórmula de riqueza

Por ello, según la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, la conservación de los montes requiere que en cada uno se encuentren «las fórmulas idóneas» para promover el mantenimiento de los procesos agroecológicos esenciales y para la generación de rentas agrarias, ganaderas y forestales.

En este sentido, Espinosa ha explicado que conservar un monte no sifnigica parar, detener o prohibir, sino «manejar con inteligencia e idoneidad» los excedentes de la naturaleza para convertirlos en renta local.

De hecho, unas 350 mil personas trabajan en el conjunto de Europa en la gestión forestal, mientras que la industria forestal primaria da empleo a cerca de 2 millones de personas con un volúmen de negocio de 300.000 millones de euros.
Cambio Climático

Unas cifras que pueden aumentar en el futuro, según el «Libro Verde», aunque lo más difícil será encontrar el «equilibro entre la competitividad» de las industrias, la viabilidad económica, el medio ambiente, la fragmentación de la propiedad y la motivación de los propietarios de los bosques. Y avisa de que si en 2020 se consigue el 20% de cuota en uso de energías renovables, la demanda total de biomasa de la agricultura y los bosques podría aumentar.

El documento también habla del papel de los bosques y el cambio climático. Destaca, en concreto, su capacidad de absorver CO2 y almacenarlo en su biomasa y en el suelo. Por eso alerta de que siga la tendencia actual de un mayor crecimiento forestal frente a la tala, ya que si se invierte los efectos pueden ser devastadores.

Según los estudios la degradación de los bosques puede convertirlos en emisores de gases de efecto invernadero, de ahí que la ministra de Medio Ambiente, haya resaltado la importancia de «conocer y determinar» la incidencia del cambio climático en los diferentes tipos de bosques y montes europeos.

www.rtve.es

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés