Actualizar

jueves, febrero 2, 2023

Estados Unidos se prepara para un nuevo desastre ambiental

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, viajó este fin de semana en la zona del derrame, que definió como «un potencial desastre ambiental sin precedentes». Obama aseguró que British Petroleum (BP), la compañía que gestiona la plataforma, «es la responsable y pagará la factura» del vertido, que está poniendo en grave peligro las más de 400 especies de animales que viven en este frágil ecosistema de la costa de Estados Unidos. Ballenas, delfines, 110 especies de aves neotropicales migratorias y la mayor población de marisco de EEUU son parte de los animales amenazados, según ha informado el Departamento de Fauna, Flora y Vida Marina de Luisiana.

Los fuertes vientos y un mar embravecido están complicando las tareas de contención de la mancha de petróleo, que ya cubre casi 10.000 kilómetros cuadrados y que poco a poco se acerca a la costa, amenazando también a los estados vecinos de Alabama y Florida. Una de las técnicas que se están utilizando para controlar el vertido es lanzar desde aviones cisterna productos químicos para quemar el petróleo, tarea que se tuvo que interrumpir el sábado por culpa de las malas condiciones meteorológicas.

Un accidente que era ‘imposible’
De acuerdo con el análisis sobre el impacto ambiental de la plataforma enviado por BP al gobierno de EEUU en 2009, la petrolera aseguraba que un accidente que pudiera dañar el litoral, las costas y la fauna de los estados del Golfo de México era «muy poco probable o imposible». El documento señalaba que, aunque un hipotético vertido podría causar daños leves, «la distancia de la plataforma en la costa (77 kilómetros) y los mecanismos de respuesta aseguran que no habrá impactos significativos».

El vertido ocasionado tras una explosión en el que murieron 11 personas ha cambiado radicalmente este pronóstico y ha puesto en evidencia los mecanismos de reacción de la compañía. «No habíamos visto una explosión a estas profundidades (unos 1.500 metros)», explicaba un portavoz de la empresa. En cualquier caso, BP tendrá que hacer frente ahora al coste de la limpieza del vertido, que ya se estima en más de 3.000 millones de dólares, unos 2.700 millones de euros.

 

Sostenible.cat

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés