Actualizar

martes, junio 6, 2023

Un científico alerta de que los bosques del sur de Europa «se mudan» al norte

Los bosques del sur de Europa pueden estar en peligro si el cambio climático sigue al ritmo actual, desplazando las masas forestales hacia el norte del continente a una media de cinco kilómetros por año. Este escenario lo plantea el científico húngaro Csaba Mátyás, genetista en la Facultad de Ingeniería Forestal de la Universidad de Hungría Occidental (NYME), y sobre lo que ya alertó recientemente en un articulo en la prestigiosa revista «Nature».

Según los cálculos del experto, este desplazamiento septentrional es de un promedio de unos cinco kilómetros por año, algo que «los insectos o las setas pueden seguir, pero no los árboles», declaró Mátyás. Por ello, explicó, en poco tiempo habría que dar respuesta a los retos que surgen de «este fenómeno que caracteriza a todo el hemisferio norte».

A este movimiento se suman los pronósticos de que las sequías serán mucho más frecuentes desde mediados de siglo, lo que tendrá «un gran impacto», principalmente en las llanuras, adelantó el científico.

Así, los países del sur y sureste europeo (y también el norte de África) ya tienen que actuar para contrarrestar este proceso, donde, debido a las sequías cada vez más frecuentes, muchos bosques sufren «de una mortalidad en masa». Como ejemplo concreto, el genetista explicó que en España, en las regiones más cercanas al Mediterráneo, como Catalunya y Andalucía, así como en Extremadura, «ya son visibles estos procesos de mortalidad en los bosques».

A modo de propuesta, sugiere «importar» especies más resistentes frente a las sequías para no perder masa forestal, adaptándolas así al cambio climático, y ayudar a los árboles plantados a germinar protegiéndolos de la falta de agua. Mátyás dijo, asimismo, que las investigaciones genéticas demuestran que los bosques son capaces de defenderse mejor si mantienen su unidad, con lo que cuestionó la propuesta de los ecologistas de tala selectiva en las explotaciones forestales.

La tala selectiva aumenta el espacio entre los arboles y se modifican las condiciones ambientales como, por ejemplo, la temperatura, lo que degrada la resistencia de los bosques.

Por el contrario, Gábor Figeczky, director suplente de la organización ecologista World Wildlife Fund (WWF) Hungría, indicó que ellos ven la solución justamente en la tala selectiva, que no corte con todos los ejemplares de una zona y permita regenerar la masa forestal. Es importante, explicó el ecologista, que el ser humano no intervenga y que «hay que dar la oportunidad para que la naturaleza se desarrolle de una forma natural».

Existen otros problemas también, señaló Figeczky, ya que en las últimas décadas se incrementó artificialmente el número de animales herbívoros destinados a la caza y que consumen los nuevos brotes, lo que causa un verdadero problema para la regeneración de los bosques.

Otra forma de «hacer posible el desarrollo natural y propio de los bosques» es disminuyendo el número de herbívoros e incrementando el de carnívoros, restaurando las condiciones originales, añadió el ecologista. «Con un desarrollo y crecimiento propio es posible convertir los bosques en más naturales y, por consiguiente, más resistentes» a las influencias del cambio climático, subrayó Figeczky.

M.Prieto/Vida Sana – La vanguarda.es/EFE

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés