El Urogallo Cantábrico al borde de la extinción

Hemos pasado de un numero estimado de machos  en la zona Centro-Oriental de Asturias  en el censo de 1983  de 229, ya se redujo considerablemente en el censo del 2000/2001 a 50 machos, ahora mismo con el censo casi finalizado en la zona centro-oriental hemos pasado a 3 machos visto y otros 2 posibles, lo que supone una reducción de mas del 90%. (Les adjuntamos tabla por municipio).

Es claro que el Principado ha llevado a cabo una política de gestión contraria a la que sugieren los conocimientos disponibles y que se resume en continuar facilitando o permitiendo la apertura de pistas y construcción de carreteras, la minería a cielo abierto, los desbroces, aclareos y talas, la repoblación con especies foráneas y los incendios. Paralelamente se han destinado ingentes cantidades de dinero a la construcción de un centro de cría en cautividad y de otro de interpretación que se ve no ha servido para nada, y se ponen trabas al desarrollo de proyectos de investigación.

Aunque la administración es la responsable última de la situación del urogallo,  su papel al respecto se debería centrar en llevar a cabo la gestión más adecuada posible para corregir esa situación de declive, esta claro que su papel se ha demostrado poco efectivo. Eso es algo que sabemos a ciencia cierta que no están haciendo con los datos en la mano. De hecho, la gestión que están desarrollando es más bien opuesta a la que debiera, sigue sin redactarse el Plan de Recuperación del Urogallo que exige la ley.

 A pesar de los cambios normativo de su estatus, primero  a su inclusión en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias como especie sensible a la alteración de su hábitat. No obstante, el agravamiento de su delicado estatus poblacional ha propiciado su cambio de catalogación en el mes de octubre del año 2005, pasando a estar incluida como especie en peligro de extinción porque antes lo había hecho el Gobierno de España.

- Advertisement -

Resulta evidente que la finalidad del  plan de conservación  que era de forma prioritaria, detener el declive poblacional que está sufriendo la  especie ha sido un fracaso. No se han cumplido los objetivos marcados por el:

    * Recolonización de áreas abandonadas y evitar que continúe el proceso de fragmentación y deterioro de estado de conservación de la especie.
    * La eliminación progresiva de las amenazas mediante una mejora de la gestión del hábitat.
    * Búsqueda de fórmulas que compatibilicen los intereses de diversos sectores productivos con los requerimientos ecológicos de la especie.

Estamos ante unos hechos muy graves, que tienen varias causas, pero resulta evidente que precisan de una lectura crítica de la gestión de la especie que ha hecho el Principado de Asturias y que es preciso darle un giro.  

Esta combinación de causas que han generado esta situación son: 

    * La reducción y fragmentación de su hábitat.

Es quizás lo mas evidente que se ha dado en Asturias con la tolerancia del Principado que ha permitido el desarrollo de actividades muy agresivas con el entorno que han ayudado a esta reducción, los cientos de pistas abiertas que permitan el transito de toda clase de vehículos y las molestias que generan, las minas y canteras (ampliación de Degaña), las estaciones de esquí (impacto de Fuentes de Invierno), etc.

    * Incendios forestales.

 

Asturias es la segunda región en número de incendios y de superficie quemada de España a pesar de ser de las comunidades más pequeñas de territorio. No se esta produciendo el acotamiento de la totalidad de las zonas quemadas como es obligatorio. No se esta haciendo todo el esfuerzo en la prevención.

    * Furtivismo.
 

Es un practica que todavía se sigue produciendo de manera preocupante,  haciendo el censo se detuvieron a 2 furtivos en Lena al pie de un cantadero, en Teverga se descubrió un cepo de gran tamaño peligroso hasta para las personas.

    * Competencia por el alimento con otras especies.
 

Por un lado,  la competencia por el alimento con los ungulados domésticos y silvestres, todo ello agravado por la sobrecarga ganadera existente en gran parte de nuestro territorio y por la sobrepoblación de ungulados silvestres motivada por la eliminación sistemática de sus enemigos naturales como el lobo que hay que recordar esta perseguido. 

Es preciso un plan de futuro real consensuado con todos, no nos podemos quedar en iniciativas para la galería mientras vemos como la especie desaparece para siempre de nuestros bosques. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés