20 de Mayo Día Europeo del Mar

El mundo marítimo se reúne en Gijón los días 18 al 21 de Mayo. Se trata de uno de los acontecimientos más importantes de la Presidencia Europea de España, destacando el Día Marítimo, que tendrá lugar el 20 de mayo. El acto reunirá a más de mil personas, representantes de todos los sectores implicados en la política marítima, dentro de la cual se encuentra el transporte, el turismo, la producción de energía, la reforma de la Política Pesquera Común, la biodiversidad o el cambio climático. El tema principal será la innovación para un crecimiento sostenible en el sector de la actividad marítima y las zonas costeras. Aunque la realidad del Cantábrico se encuentra todavía muy lejos de alcanzar la meta del equilibrio con el medio ambiente y el respeto a la calidad de vida de los habitantes de la costa. Entre los problemas actuales destacamos:

 

– Los vertidos:

Hace pocos días la Comisión Europea denunciaba ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al Ayuntamiento de Gijón por verter la mitad de sus aguas negras sin depurar al Cantábrico. Las organizaciones ecologistas llevan años denunciando esta situación, que no es única, ya que hay que sumar la existencia de cientos de pequeñas depuradoras en toda Asturias, construidas hace varios años y que nunca llegaron a funcionar, por falta de previsión y mantenimiento, poblaciones enteras con depuradoras insuficientes para el volumen de vertidos que tienen que van a los rios contaminandolos que acaban en el mar.Ayer mismo se producia un nuevo vertido en la ría de Avilés.

- Advertisement -

 

– El transporte marítimo y la regasificadora de Gijón:

El transporte marítimo sigue siendo una fuente de vertidos; pero también resulta preocupante el aumento del tráfico de mercancías peligrosas, a lo que hay que sumar la construcción en la costa de instalaciones de alto riesgo como son las plantas regasificadoras. Las de Ferrol, Bilbao y la iniciada, hace pocos meses, en Gijón suponen la existencia de 3 regasificadoras en un litoral de apenas 500 kilómetros, una densidad inusitada y que en su momento fue criticada por los expertos que consideraban la planta de Gijón como innecesaria. A lo que debemos añadir que esta instalación de alto riesgo está situada en las proximidades de varios barrios de Gijón y Carreño y de uno de los dos hospitales de la ciudad.

 

– Las obras públicas, ampliación de puertos y dragados:

Los impactos ambientales de la ampliación de los puertos de Gijón – El Musel y de Avilés se están haciendo sentir en toda la costa circundante. Los puertos crecen destruyendo espacios naturales, playas y montes, con una finalidad más que dudosa, como podemos ver en la actualidad en el caso del desmonte del Alto de Aboño (concejo de Carreño), por los desmonte para obtener con que rellenar la obra de la Autoridad Portuaria de Gijón. A esto hay que añadir la creación de parques de minerales abiertos en la costa, lo que aumenta la polución. O la existencia de industrias con constantes problemas como el caso crónico de san Juan de Nieva (ría de Avilés).

A lo anterior hay que añadir los dragados en la costa para la obtención de materiales de relleno en la construcción de nuevos diques. Estás obras tienen un impacto en las playas, como se ha denunciado en el caso de Salinas y San Lorenzo. Y no sólo en Asturias, esta preocupación también ha ocasionado movilizaciones en Euskadi en defensa de la playa de La Arena, en Muskiz. En este caso la movilización ciudadana logró, hace pocos días, que las Juntas Generales de Bizkaia aprobaran por unanimidad solicitar a la Autoridad Portuaria de Bilbao que paralice el dragado en la playa de La Arena. En Asturias todavía no hemos llegado ni al punto de que la administración se comprometa a realizar estudios independientes sobre el tema.

 

– Almacenamiento de CO2:

El almacenamiento de CO2 consistiría en inyectar en el fondo marino los varios millones de toneladas de gas producido por las centrales térmicas. Para este fin el Gobierno Español reservó una amplia área de la costa asturiana. Sobre la tecnología de captura de CO” recordamos que Greenpeace advirtió en el informe «Falsas Esperanzas: por qué la Captura y Almacenamiento de Carbono no salvará el clima», que esta nueva tecnología sólo se promueve como justificación para la construcción de nuevas centrales térmicas de gas y carbón. La captura y vertido de carbono no ayudará a evitar el cambio climático, despilfarra la energía, es arriesgada y cara. Además no es posible garantizar un almacenamiento seguro y permanente de CO2. Incluso unos niveles de fugas muy bajos podrían minar cualquier esfuerzo para mitigar el cambio climático, por no hablar de la alteración en los ecosistemas de la zona. El almacenamiento de CO2 transformaría la costa asturiana en un gran vertedero de gas peligroso.

 

– La pesca

Los problemas que padecen las pesquerías asturianas son una actualidad constante, la angula, el bocarte o la merluza son tristes ejemplos de una antigua riqueza ahora agonizante. Las actuales políticas pesqueras, tanto de la Unión Europea como del Gobierno español, están favoreciendo a las grandes flotas industriales en detrimento de la pesca artesanal y local. A pesar de que el 80% de la flota española está compuesta por pequeñas embarcaciones de pescadores locales, la pesca a gran escala es la que recibe casi la totalidad de las subvenciones. España recibió tres veces más subsidios que el resto de los países de la UE.; pero este dinero no se ha destinado a la flota mayoritaria y que más empleos genera, la denominada de bajura, compuesta por pequeños barcos que faenan en aguas nacionales; sino a las grandes flotas, que sólo suponen el 20% del total pero pescan el 87% de las capturas. Estas flotas faenan mayoritariamente en el Pacífico y el Atlántico, donde provocan un fuerte impacto social y medioambiental.

El Gobierno Español está fomentando la desaparición de la pesca artesanal, tan importante históricamente en Asturias, mientras apoya la construcción y mejora de grandes barcos para las compañías industriales; con ello destruyendo empleos y fomentando una pesca muy agresiva que destruye el medio marino.

 

– La construcción en toda la costa:

A pesar de la crisis siguen adelante proyectos para la construcción de miles de viviendas en el litoral asturiano, algunas sobre las mismas arenas de nuestra costa, como el proyecto de urbanizar parte del Monumento Natural de las dunas del Espartal o la recién declarada ilegal urbanización de la Tala en Llanes en la misma rasa costera.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés