La superficie quemada en 2010 en España desciende un 30% respecto a la media de la década

«Este año, afortunadamente, podemos  presentar unas cifras positivas, hablar de que la superficie forestal afectada por incendios este verano ha sido inferior a la media de los últimos diez años, pero mientras arda una hectárea en nuestro país, no podemos darnos por satisfechos», ha señalado Espinosa.

   Estos datos se recogen en un informe presentado por la cartera de Medio Ambiente al Consejo de Ministros, un balance de la campaña de prevención y lucha contra los incendios forestales, una vez concluido el periodo de máximo riesgo entre el 1 de junio y el 30 de septiembre de este año.

   Así, de acuerdo con unas condiciones climatológicas húmedas, al final de la primavera el número de siniestros ha sido un 30 por ciento inferior a la media del decenio (2000-2009), con una incidencia en superficie forestal afectada que también ha descendido situándose en un 65 por ciento por debajo de la media del decenio.

PRIMERA CONTRATACIÓN

   En este sentido, Espinosa ha anunciado que en el Consejo de Ministros se ha aprobado la contratación por casi 21,2 millones para las labores de prevención y extinción de incendios de las Brigadas de Refuerzos de Incendios Forestales (BRIF) y los Equipos de Prevención Integral de Incendios Forestales (EBRIF), que trabajan a lo largo de la próxima campaña, que comienza el día 1 de noviembre, campaña 2010-2011.  

   De hecho, ha explicado que se trata de la primera campaña en la que se realiza una contratación de un servicio de larga duración, que además permitirá una mejora de la profesionalización y de las condiciones de trabajo de las brigadas.

   «Para mantener una política forestal sostenible es necesario que  hagamos esfuerzos conjuntos entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas en las competencias, para frenar la lacra que sufrimos todos los veranos como consecuencia de los incendios forestales. Desde el Gobierno seguiremos haciendo esfuerzos en colaboración con las comunidades autónomas, tanto en las labores de extinción como en las de prevención», ha concluido Espinosa.

MÁS DE 44.000 HECTÁREAS ARRASADAS

   Según datos del MARM a los que ha tenido acceso Europa Press, el fuego ha arrasado un total de 44.730,80 hectáreas en los primeros nueve meses del año, lo que representa un 61,47 por ciento menos que en 2009 y convierte a 2010, por el momento, en el mejor de la última década.  

   En 2010, se han producido 10.462 fuegos, de los que 7.056 fueron conatos (menos de 1 hectárea) y 3.406 fueron incendios (más de una hectárea). De estos, 12 fueron grandes incendios (más de 500 hectáreas).

   Por tipo de superficie, 10.374,19 de las hectáreas arrasadas eran de superficie arbolada; 32.151,65 hectáreas de superficie matorral y monte abierto. También ardieron 2.204,96 hectáreas de pastos y dehesas. En total este año las llamas han afectado al 0,160 por ciento del territorio.

   Concretamente, en el periodo de más riesgo de incendios, desde el 8 de junio hasta el 30 de septiembre, han ardido 32.097,68 hectáreas, el 71,75 por ciento del total, es decir que el 28,24 por ciento restante ardió durante los cinco primeros meses del año.

   Finalmente, este año casi el 60 por ciento de los siniestros han tenido lugar al noroeste peninsular, el uno por ciento en Canarias, el 25,75 por ciento en las comunidades interiores, y el 13,46 por ciento en la zona del mediterráneo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés