La Generalitat blinda la sierra de Collserola con su declaración como Parque Natural

La declaración llega tras más de cinco años de trabajos, y da total protección a este pulmón verde, cuya particularidad es que está rodeado de núcleos urbanos densamente poblados: Barcelona, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, Sant Feliu de Llobregat, Molins de Rei, El Papiol, Sant Cugat del Vallès, Cerdanyola del Vallès y Montcada i Reixac.

   Ante el incremento de la presión sobre este sistema natural, se opta por blindar la sierra declarándola parque natural. En total, se protegen cerca de 8.300 hectáreas, en las que no se podrá edificar.

   En rueda de prensa tras el Consell Executiu, el conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Francesc Baltasar, ha resaltado que, con la declaración, se protegen 700 hectáreas más de las que estaban protegidas hasta la fecha.

   Baltasar ha concretado que, siendo Parque Natural, no se podrá edificar en Collserola y todos sus usos quedarán supeditados a la protección medioambiental. «Los usos agrícolas, forestales, ganaderos y públicos no podrán representar efectos negativos para valores protegidos, y sólo se podrán reintroducir especies animales y vegetales si forman parte de la zona», ha resaltado el conseller.

   Entre las zonas que estarán en el parque natural, destaca Torre Negra. Se trata de un área forestal situada en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), donde un litigio enfrenta desde hace años a la propiedad de los terrenos –entre los que figura la inmobiliaria Núñez y Navarro– con el Ayuntamiento, que declaró la superficie como no urbanizable.

   La propiedad recuerda que estos terrenos eran edificables según planes urbanísticos anteriores, mientras que el consistorio argumenta que en ellos ya no se pueden alzar viviendas porque ya no son urbanizables. Baltasar ha recordado que ninguna de las sentencias judiciales sobre el caso obliga a los poderes públicos a indemnizar por el cambio de calificación del suelo, como exigen los propietarios.

   Según Baltasar, la declaración de Collserola como parque natural implicará que deberán dotarse con un planeamiento urbanístico específico diez barrios colindantes o situados en medio del Parque Natural o que son colindantes, como Les Planes y La Floresta, entre otras.

RESTRICCIONES A LOS CAZADORES

   Dentro del futuro parque se protegen dos sectores con «valores naturales excepcionales»: La Rierada y Can Balasc, situada entre Molins de Rei, Sant Cugat y Barcelona, para dar protección a una colonia de murciélagos que habita en cuevas, y la Font Groga, para salvaguardar el ecosistema de encinas y robles.

   Baltasar ha indicado que en estas dos zonas no se podrá practicar la caza, y ha indicado la especial preocupación que tiene su conselleria en cuanto a los jabalíes, cuya presencia se ha detectado en núcleos urbanos, incluso en el barrio barcelonés de Gràcia.

   También ha elogiado el papel de los nueve ayuntamientos implicados en este proceso. «Si se empieza a preservar Collserola es gracias a los Ayuntamientos», ha indicado el conseller, que antaño fue alcalde de Sant Feliu de Llobregat.

   Collserola es el segundo Parque Natural que se crea esta legislatura, después del de Montgrí, Illes Medes y Baix Ter.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés