“Encontraremos decenas de millones de nuevos genes en el océano profundo”

“Encontraremos decenas de millones de nuevos genes en el océano profundo”, ha respondido Carlos Duarte a una de las preguntas que ha recibido, genes que podrían aplicarse a campos como la Biomedicina o la industria alimenticia, ha añadido. Con respecto a la posibilidad de patentar estos hallazgos, el investigador ha dado a entender que se trata de un asunto tan complejo que no se relaciona directamente con quienes los descubren y la mejor muestra de ello es que Suiza, un país sin costa, es uno de los países con más patentes de microorganismos hallados en los fondos oceanográficos.

La expedición tendrá dos objetivos fundamentales, según ha explicado Duarte en declaraciones a DiCYT previas a la charla. El primero será evaluar el impacto del cambio climático global en los océanos. El segundo, saber más acerca de la biodiversidad de las profundidades marinas, que es extraordinariamente desconocida comparada con la de cualquier otro lugar del planeta.

Aparte de estos grandes objetivos científicos, se trata de homenajear a Alejandro Malaspina y a la aventura que éste capitaneó hace más de 200 años. “Fue la primera expedición española de ámbito global”, señala el científico, que fue precursora de otras aventuras científicas como la del Beagle de Charles Darwin, aunque el momento histórico hizo que los conocimientos que se recopilaron quedasen en el olvido.

Cultura de cooperación

- Advertisement -

Asimismo, otros objetivos de la expedición que el 14 de diciembre emprende Carlos Duarte junto con un equipo de 400 científicos es crear “una nueva cultura de cooperación científica en España” y en particular en el campo de la oceanografía, una investigación con una “visión global” que, además, fomente vocaciones científicas.

“Vamos a ver cómo grupos que nunca han colaborado entre sí comienzan a hacerlo”, ha asegurado el experto. “Nosotros lideramos este proyecto y detrás van instituciones como la NASA, hemos sido capaces de generar una capacidad de liderazgo”, señala, tras reconocer que ha tenido que superar “las zancadillas” que se encuentran por el camino los científicos españoles. Una de ellas era la crítica por realizar este ambicioso proyecto en tiempos de crisis, a lo que él contesta que gracias a Malaspina 2010 los científicos que participan en esta aventura se gastarán menos del 40% que un año normal, además de “usar de forma más eficiente las grandes plataformas de investigación que son los buques oceanográficos”.

Si en algo se parece la expedición que se inicia en este año 2010 con respecto a la de Alejandro Malaspina es en su carácter interdisciplinar, según Carlos Duarte, además de que pretende tener “un plano de generosidad”, en el sentido de que la cantidad de materiales que se van a generar darán trabajo para varias generaciones, incluidas las que ahora comienzan a ir a la escuela.

Tecnológicamente, el buque Hespérides y el buque Sarmiento de Gamboa, que son los que componen esta expedición que dura hasta el mes de julio de 2011, estarán muy bien equipados. Por ejemplo, con un instrumento que nunca se ha utilizado en un buque oceanográfico, en concreto, uno que mide la composición isotópica de CO2 y que se empleó en la sonda Pathfinder de exploración de Marte. Además, el equipo de la expedición ha patentado dos instrumentos que permiten tomar muestras con mayor rapidez.

http://www.dicyt.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés