Actualizar

jueves, febrero 2, 2023

El censo marino más grande que se ha hecho nunca, y al alcance de todos

El censo pone al alcance de investigadores y público en general miles de artículos, mapas, vídeos, fotos, bases de datos y referencias bibliográficas, con una cantidad total de información que supera los 13 millones de documentos, gracias al patrocinio y las contribuciones de más de 600 instituciones públicas y privadas de todo el mundo, incluyendo el Instituto de Ciencias del Mar con sede en Barcelona.

Según los responsables del censo, todo este conocimiento permitirá evaluar de manera mucho más precisa, a partir de ahora, la evolución y los cambios derivados del aumento de la temperatura o de cantidades de CO2 en el agua ligados al cambio climático , o de hechos puntuales como los vertidos de petróleo.

Más riqueza de la que se pensaba
Antes de elaborar el censo, la comunidad científica calculaba que había alrededor de 230.000 especies, y ahora han aumentado la cifra a 250.000. El análisis genético a más de 35.000 especies-un estudio de envergadura sin precedentes-ha concluido que la biodiversidad marina es mayor de lo que se creía.

En estos 10 años han encontrado más de 6.000 especies que creen nuevas, y han podido describir a fondo 1.200. Y no sólo eso, sino que han localizado ejemplares de especies que creían desaparecidas. Así, por ejemplo, en las aguas de Australia han encontrado variedades de gambas que se creían extinguidas hace 50 millones de años.

Vida en todas partes
Una de las conclusiones más impactantes del censo marino es la ampliación del concepto de hábitat con vida. Las investigaciones muestran que hubo vida en todos los espacios de los océanos, incluso allí donde el mar se congela y hay poca luz y oxígeno, o donde el calor es tan elevado que los metales se funden.

Los estudios más espectaculares son los que han rastreado las rutas migratorias mediante satélites y equipos electrónicos, que en ocasiones llevaban los propios animales, o a través de una red de micrófonos de California a Alaska incluyendo la costa de Canadá. Ahora se saben con precisión las grandes autopistas y las carreteras secundarias de la mayoría de las especies, los lugares de encuentro, donde les va mejor y donde registran mayor mortalidad. Y todo esto se puede ver en esta web.

‘Sólo se lucha por proteger lo que se conoce’
La máxima amenaza a la vida marina es claramente la sobreexplotación pesquera. Un caso claro es el del atún rojo, la población de la que, según recoge el censo, se ha reducido de manera muy evidente en aguas donde antes era abundante, como el norte de Europa, y que ha convertido en una de los iconos en el conflicto entre la pesca industrial y las políticas conservacionistas.

En este sentido, Raül Romeva, miembro de la Comisión de Pesca y Asuntos Marítimos del Parlamento Europeo, el cual ha participado en las negociaciones para limitar la pesca de esta especie, valora muy positivamente la publicación de este censo, que refuerza los argumentos para proteger la biodiversidad marina: «Como decía Cousteau, sólo es lucha para proteger lo que se conoce. Así pues, en la medida que conozcamos más y mejor el mar, tendremos más incentivos para protegerlo. Quizás ya va siendo hora de que, en lugar de hablar de cómo agotar los recursos pesqueros, nos preocupamos de cómo garantizar la supervivencia de la biodiversidad, también la marina «.

En la misma línea, los autores del censo esperan que toda esta avalancha de información y de técnicas de investigación se pueda aplicar en beneficio de la humanidad y de los océanos.

sostenible.cat

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés