La reforma propuesta para la PCP tendrá repercusiones negativas en el Mediterráneo

Los pescadores artesanales han mostrado recientemente su desencanto ante la propuesta de la Comisión Europea de la Reforma de la Política Pesquera Común (PCP).

La flota artesanal es la más importante desde un punto de vista social, al representar la mayor parte de los puestos de trabajo del sector pesquero en Europa. En la Península Ibérica, en la zona atlántica, este sector puede suponer hasta el 80% del empleo total. Pero, además, su actividad está ligada al desarrollo local de importantes áreas costeras, explotando recursos de elevado valor comercial, de gran diversidad de especies y con tipos de artes de gran tradición e importancia cultural.

WWF entiende su desánimo porque han sido prácticamente excluidos en el documento de reforma. De igual forma, resulta muy preocupante la total ausencia de referencias en el texto a la pesca en el Mediterráneo, el mar con mayor biodiversidad donde se genera el 60% del empleo de la UE.

Como WWF recordaba recientemente, en la propuesta faltan también menciones al diseño de planes de gestión a largo plazo y de mecanismos eficaces que garanticen un buen estado de los recursos antes de 2015.

- Advertisement -

Según WWF, los planes de gestión a largo plazo deberían aplicarse a todas las pesquerías, incluidas las mediterráneas. Asimismo, habría que promover Comités de cogestión, que permitan una participación plena de pescadores, científicos, consumidores y ONG.

Según José Luis García Varas, Responsable del Programa Marino de WWF España, “Todos los implicados en una pesquería determinada deben trabajar de forma conjunta para elaborar los planes de gestión a largo plazo y corresponsabilizarse de su correcto funcionamiento para lograr que la pesca en el Mediterráneo, y en Europa, sean finalmente sostenibles”.

Por otra parte, la organización subraya también que el mecanismo que se propone para afrontar el problema de la sobrecapacidad de la flota es ineficaz. No en vano, las concesiones transferibles de pesca son una herramienta inflexible y de difícil aplicación a las pesquerías del Mediterráneo. Por el contrario, WWF plantea una amplia gama de herramientas de gestión, adaptables a cada pesquería, según su naturaleza.

Al igual que los pescadores artesanales, WWF muestra su alarma ante el énfasis mostrado en la propuesta por la acuicultura, instando a que se garantice el espacio costero a nuevas explotaciones. Esto, en muchas ocasiones, se contrapone a políticas existentes de protección de los ecosistemas costeros. Los expertos de la organización consideran que  deberían regularse las que ya existen, en lugar de fomentar un desarrollo descontrolado de esta industria.

Al respecto, José Luis García Varas comentó: “Se impone la idea de que la acuicultura aliviará la presión sobre los recursos pesqueros. No ha sido así en el caso del engorde de atún rojo salvaje en granjas mediterráneas, considerado ahora como producción acuícola, una actividad que no ha hecho sino intensificar el problema de sobreexplotación de esta especie”. Y añadió: “la solución pasa por establecer una gestión de la pesca del siglo XXI que permita la recuperación y explotación sostenible de nuestros recursos salvajes”.

www.wwf.esECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés