WWF presenta una publicación con medidas para evitar la desaparición del alimoche

En la publicación, la ONG destaca que, dentro de la «gran» familia de los buitres, el alimoche es una de las especies más amenazadas, clasificada como ‘en peligro’ por la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). También meciona la caída «drástica» de sus poblaciones o incluso su desaparición, en países como Croacia, Serbia, Grecia, Italia, Turquía, India o Sudán, debido a causas como el uso de veneno, el choque con tendidos y aerogeneradores o la desaparición y alteración de sus hábitats.

   Con esta publicación, la ONG recomienda establecer áreas piloto de seguimiento intensivo de la especie para valorar la situación y evolución de las poblaciones. Para ello, expone el ejemplo de las Hoces del Riaza en Segovia, con las que trabaja desde hace más de 10 años y de las que ha extraido conclusiones «extrapolables» al resto de la especie en España, según ha explicado en un comunicado.

   Además, en este espacio natural protegido han sido marcados con transmisores satélite cuatro alimoches, conocidos como Vega, Trigo, Duna y Sahel, gracias a la colaboración de la Fundación Biodiversidad y del Ministerio de Medio Ambiente. De este modo, cualquier internauta podrá acompañarles a través de 3.000 kilómetros en su viaje migratorio y su invernada en África en la ‘web’ (www.elviajedelalimoche.com), así como conocer su biología y sus amenazas y colaborar con fotografías, vídeos y comentarios en las principales redes sociales.

   En este sentido, el responsable del Programa de Especies de WWF, Luis Suárez, ha hecho un llamamiento para que las administraciones públicas comprendan que se trata de «un momento crítico de actuación para la conservación de esta especie», al mismo tiempo que ha señalado que «el restraso de la adopción de medidas supondría tener que invertir muchos más esfuerzos en el futuro, con el riesgo de llegar a una situación irreversible».

- Advertisement -

   Por ello, WWF ha solicitado el refuerzo de las acciones contra el veneno, así como la elaboración de planes específicos de recuperación y conservación de la especie. También ha pedido que se vuelva a autorizar el abandono de cadáveres en el campo, la creación de puntos de alimentación y la definición de zonas libres de aerogeneradores.

COOPERACIÓN INTERNACIONAL

   Asimismo, explica que los alimoches pasan la mitad del año en la región del Sahel, una franja que separa el árido desierto del norte de África con las selvas tropicales del sur del continente, mientras que en primavera regresan a la Península Ibérica para reproducirse y criar sus pollos. Por ello, la organización considera fundamental la cooperación internacional, especialmente en aquellos lugares en los que pasan los meses de invierno.

   En el caso de España, WWF explica que la tendencia tampoco es demasiado optimista, pues todavía quedan unas 1.400 parejas surcando los cielos, aunque en los últimos 15 años se ha perdido el 25 por ciento de la población. En este contexto, señala que la Península alberga el 80 por ciento de la población europea y una de las mayores a escala internacional, junto con otras zonas importantes como Oriente Medio, India y algunas regiones de África. También hace referencia a que en España se encuentran 2 de las 3 subespecies de alimoche que existen en el mundo, entre las que destaca el ‘guirre’, endémico de las Islas Canarias.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés