Galicia. El marisco depurado en la batea de la ría de Ferrol presenta exceso de toxina y no puede ponerse a la venta

Las Cofradías de Ferrol y de Barallobre recibieron este viernes la información de las analíticas realizadas por el Instituto Tecnolóxico do Medio Mariño (Intecmar), que reflejan niveles excesivos de toxina en la almeja analizada. Es el segundo informe negativo que se emite esta semana.

   La batea comenzó a ser utilizada la pasada semana, dentro del plan establecido por la Consellería do Mar. Los mariscadores recogieron cerca de 6.000 kilos de almeja de bancos catalogados como Zonas C y la depositaron en la batea, que se ha colocado en la parte externa de la ría, próxima al puerto exterior ferrolano.

   La previsión inicial era que el marisco se depurase en apenas una semana y se pudiese vender ya este miércoles en lonja, pero los primeros análisis realizados por el Intecmar detectaron exceso de toxinas. Las segundas pruebas, de las que se han conocido los resultados en la mañana de este viernes, vuelven a prohibir la venta del marisco.

   En esta ocasión, tiene excesiva toxina tanto la almeja babosa recogida por los mariscadores a flote en la zona del banco de As Pías como la fina y japónica que capturaron a pie en la zona de playas las mariscadoras de la Cofradía de Barallobre. Han sido las únicas que han podido realizar una venta esta semana, de apenas 150 kilos de molusco que sí era apto para el consumo, aunque el precio en lonja no superó los cinco euros el kilo.

   La patrona mayor de la Cofradía de Barallobre, Virginia Souto, ha asegurado que se está demostrando que la batea está siendo «un fracaso». «Los resultados se están viendo, yo siempre tuve muchísimas dudas del sistema», añadió.

   Hasta el próximo miércoles no se obtendrán nuevos resultados de analíticas del Intecmar, según explicó Souto, por lo que el colectivo de mariscadoras a pie de Barallobre -cerca de medio centenar de personas- no recogerán almeja la próxima semana, debido a los malos resultados de la batea pero también al bajo precio al que se ha vendido en lonja la almeja babosa.

   En la subasta realizada ayer, el kilo se vendió a 5 euros, un precio que «no se tenía desde hacía 25 años», algo que atribuyen a que los compradores se han aprovechado del momento, porque la almeja retirada de la batea no se puede volver a depurar y de no venderse se perdería.

PROTESTA POR DISCRIMINACIÓN

   Precisamente, las mariscadoras del colectivo a pie se han concentrado ante el edificio de la Xunta de Galicia de Ferrol en protesta por lo que consideran una «discriminación» por parte de la Consellería do Mar. El colectivo ha quedado excluido del plan de dinamización de la ría, por lo que no percibirán 82 euros al día por trabajos de regeneración que en cambio seguirán ganando los mariscadores con embarcación.

   De esta forma, los ingresos del medio centenar de mariscadoras a pie se limitan a la venta de la almeja depurada en la batea, lo que se traduce en «casi tres meses sin ningún ingreso» y «sin dinero casi ni para pagar el seguro», según explicó Josefina Permuy, la presidenta de este colectivo.

   Ante esta situación, la Cofradía de Barallobre remitirá una solicitud de reunión a la Conselleira do Mar, Rosa Quintana, para analizar los malos resultados de la batea y para solicitarle que no «discrimine» al colectivo

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés