Las emisiones humanas de CO2 agudizan la acidificación de los océanos

A pesar de las dificultades para detectar en qué medida las actividades humanas han aumentado el nivel de acidez del mar, los científicos han combinado diversos modelos informáticos concluyendo que las emisiones antropogénicas de CO2 de los últimos 100 a 200 años han elevado la acidez del océano mucho más allá de la gama de variaciones naturales. El estudio se ha publicado en ‘Nature Climate Change’.

   El equipo –compuesto por modeladores del clima, conservacionistas marinos, químicos del océano, biólogos y ecologistas, y liderado por Tobias Friedrich y Axel Timmermann Axel, del International Pacific Research Center de la Universidad de Hawaii, en Manoa– llegó a esta conclusión mediante el uso de modelos que simulan las condiciones climáticas y oceánicas desde hace 21.000 años, durante el Último Máximo Glacial, hasta finales del siglo XXI.

   Los investigadores estudiaron cambios, en sus modelos, en el nivel de saturación de aragonita (una forma de carbonato de calcio), que normalmente se utiliza para medir la acidificación del océano; según la acidez del agua del mar se eleva, cae nivel de saturación de  gotas de aragonita.

   Los niveles actuales de saturación de aragonita en algunas regiones claves de coral ya han caído cinco veces por debajo del rango pre-industrial de la variabilidad natural. Por ejemplo, si el ciclo anual de la saturación de aragonita variaba entre 4.7 y 4.8, ahora varía entre 4.2 y 4.3, lo que –basándose en otro estudio reciente– puede traducirse en una disminución del 15% en las tasas de calcificación total de los corales y otros organismos que forman conchas de aragonito.

   Teniendo en cuenta el uso continuado de combustibles fósiles, los niveles de saturación se reducirán aún más, lo que podría reducir las tasas de calcificación de algunos organismos marinos en más de un 40% en los próximos 90 años, según los expertos.

   «Cualquier descenso significativo por debajo del nivel mínimo de aragonita, al que los organismos han estado expuestos a miles de años, es probable que los estrese, a ellos y a sus ecosistemas asociados», afirma el autor principal, Tobías Friedrich.

   «En algunas regiones, la tasa de cambio en la acidez del océano, desde la Revolución Industrial, es cien veces mayor que la tasa natural de cambio entre el Último Máximo Glacial y los tiempos de preindustriales. Cuando la Tierra comenzó a calentarse hace 17.000 años, tras el último período glacial, los niveles atmosféricos de CO2 pasaron de 190 partes por millón (ppm) a 280 ppm en 6.000 años, así que los ecosistemas marinos tuvieron tiempo suficiente para adaptarse. Ahora, un aumento similar en la concentración de CO2, tendrá lugar con un tiempo de ajuste de sólo 200 años», ha indicado.

   A escala global, los arrecifes de coral se encuentran actualmente en los lugares donde la saturación de aragonita llega a niveles de 3.5 o más. Estas condiciones existen en la actualidad en aproximadamente el 50% de los océanos, principalmente en los trópicos.

   El estudio sugiere que algunas regiones, como el Pacífico oriental tropical, se verán menos afectadas que otras debido a una mayor variabilidad natural subyacente de la acidez del agua, lo que ayudará a amortiguar los cambios antropogénicos. La saturación de aragonita en el Caribe y el Pacífico ecuatorial occidental muestra una variabilidad natural muy limitada, por lo que estas regiones serán particularmente vulnerables a la acidificación del océano inducida por el hombre.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés