La competencia entre especies, clave para la diversidad en selvas tropicales

Esta correspondencia sugiere que la estructura de la comunidad en los bosques no puede ser atribuida a la acción de factores estocásticos (determinados tanto por las acciones predecibles del proceso como por elementos aleatorios).

   En el estudio, publicado por ‘Science’, destaca que incluso en los mejores hábitats, los recursos son inevitablemente limitados; esto significa que las especies compiten entre sí para acceder a ellos.

   Para muchos ecologistas, la competencia por los recursos es el factor crítico que determina la composición de las comunidades que se encuentran en un entorno determinado. De acuerdo con el principio de exclusión competitiva, dos especies que dependen del mismo recurso vital o nicho ecológico para su supervivencia, no pueden coexistir de manera estable.

   Las especies mejor adaptadas en última instancia, desplazan a su competidor. Por el contrario, la que se conoce como teoría «neutral», postula que las variaciones estocásticas, en factores tales como la tasa de dispersión y la extinción de las especies, determinan los patrones de abundancia de especies en las diferentes comunidades -el estadounidense Stephen Hubbell es el principal defensor de la teoría neutral, que desarrolló para explicar las comunidades ricas en especies, como los bosques tropicales.

- Advertisement -

   En estos entornos, no es raro encontrar cientos de especies de árboles que crecen muy juntas; Hubbell sostiene que esto hace que sea muy poco probable que la segregación de nichos ecológicos y el principio de exclusión competitiva sean las fuerzas primordiales que determinan la estructura de la comunidad. Su teoría neutral ha recibido una gran atención en los últimos años.

   En un nuevo estudio, Susanne Renner y Robert Ricklefs han desafiado esta teoría con la ayuda de datos cuantitativos. En las selvas tropicales de América Central, Sudamérica, África y Asia, los dos investigadores han comparado los patrones de abundancia de diferentes especies de árboles que crecen en parcelas de entre 0,25 y 0,55 metros cuadrados. Además, también compararon la abundancia relativa de diferentes familias de árboles en flora fósil de entre 55 y 65 años de edad.

   Sobre la base de la teoría neutral, que asigna un papel de liderazgo a la estocasticidad, no esperaríamos encontrar mucha similitud en la estructura de una comunidad en un área tan amplia en un largo lapso de tiempo. Sin embargo, los resultados del nuevo estudio muestran que, cuando las familias están dispuestas en orden de riqueza de especies, la clasificación que surge es muy similar en los tres continentes.

   «La correlación es estadísticamente muy significativa», afirma Renner, quien añade que «se ha descubierto un importante grado de acuerdo entre las siete parcelas de bosque, y que, incluso, el número de árboles por unidad de área que pertenecen a una familia taxonómica dada son similares en las tres regiones».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés