Actualizar

lunes, enero 30, 2023

Las ranas de los árboles aceleran su ciclo vital para no ser devoradas

Los investigadores reunieron ejemplares de la rana arbóricola de Hansen (Chiromantis hansenae) en la Estación de Investigación Medioambiental de Sakaerat (Tailandia). Allí, protegidos dentro de acuarios de cristal, los anfibios pusieron hasta 70 nidadas de huevos, algunas de las cuales fueron sometidas a amenazas simuladas por parte de los científicos como la retirada de parte de los huevos.

Un estudio de la Universidad de Singapur ha descubierto que las ranas arborícolas poseen la capacidad de «acelerar su ciclo vital» cuando se sienten amenazadas por depredadores. El trabajo completo ha sido publicado en la revista

Los investigadores reunieron ejemplares de la rana arbóricola de Hansen (Chiromantis hansenae) en la Estación de Investigación Medioambiental de Sakaerat (Tailandia). Allí, protegidos dentro de acuarios de cristal, los anfibios pusieron hasta 70 nidadas de huevos, algunas de las cuales fueron sometidas a amenazas simuladas por parte de los científicos como la retirada de parte de los huevos.

De este modo, se descubrió que la salida del cascarón se producía «mucho antes» entre aquellos embriones más jóvenes, con menos de 24 horas de vida, que habían sido perturbados por los investigadores. Además, el proceso se aceleró «todavía más» en el caso de nidadas sometidas a la depredación directa de la variedad de cigarra Hexacentrus cf. unicolor, cuya acción provocó que los huevos se abrieran «tan solo una hora después» del ataque.

«Gracias a la flexibilidad en un evento biológico como la salida del cascarón, sus embriones son capaces de responder a señales externas como la depredación y escapar así a la siguiente fase de su ciclo vital. Esto proporciona a esta especie de rana una ventaja adaptativa», indica el investigador de la Universidad de Singapur y coautor del estudio, David Bickford.

Según el equipo de investigadores, esta aceleración del ciclo vital constituye una «clara reacción» frente a la amenaza sobre las nidadas y tiene su origen en «señales químicas» generadas cuando un actor externo daña los embriones o lleva a cabo una alteración en la estructura de la nidada. En cambio, «no existe ninguna correlación» entre la salida temprana del cascarón y el tamaño de la hembra de rana que puso los huevos o el tiempo que dedicó a vigilarlos.

Los científicos explican que la rana arborícola de Hansen, que se distribuye entre Tailandia y partes de Camboya, deposita nidadas gelatinosas de huevos en hojas que se alzan sobre pozas estacionales, formadas durante la temporada de lluvias y a las que los huevos caen cuando están a punto de abrirse. En este sentido, la principal amenaza proviene de la presencia de cigarras y otros depredadores, que acechan en las pozas y se alimentan tanto de los huevos como de las crías vivas.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés