Sogama, modelo de ‘éxito’

El directivo de la empresa pública se detuvo en explicar las últimas mejoras industriales y de gestión acometidas en el modelo Sogama, no sin antes clarificar que la compañía fue creada en su momento para poner fin a la lacra de los vertederos municipales (300) y puntos de vertido ilegal (más de 3.000) contabilizados en Galicia durante la década de los 90 y que estaban ocasionando serios problemas medioambientales.

El Director General de la Sociedade Galega do Medio Ambiente, Isidro García Téllez, participó en el curso que, promovido por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), se celebró del 1 al 3 de julio en el Centro Cultural Marcos Valcárcel de la Diputación de Ourense para indagar en la gestión sostenible de los residuos, prestando especial atención a las alternativas y a los niveles de eficiencia.

El directivo de la empresa pública se detuvo en explicar las últimas mejoras industriales y de gestión acometidas en el modelo Sogama, no sin antes clarificar que la compañía fue creada en su momento para poner fin a la lacra de los vertederos municipales (300) y puntos de vertido ilegal (más de 3.000) contabilizados en Galicia durante la década de los 90 y que estaban ocasionando serios problemas medioambientales. En este sentido, sostuvo que la empresa “buscó una solución combinada al problema de los desechos”, priorizando, como no podía ser de otra forma, la aplicación del principio comunitario de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje), a las que añade la recuperación energética de la parte no reciclable, poniendo en valor, a través de su conversión en electricidad, un desecho que, de no seguir este camino, acabaría desperdiciado en vertedero.

GLOBAL, INTEGRAL Y SOLIDARIO

- Advertisement -

En el transcurso de su intervención, hizo especial hincapié en las tres principales acepciones que definen el sistema Sogama, y que se plasman en su carácter global, concibiéndose para atender las necesidades de toda la comunidad autónoma gallega; integral, toda vez que la valorización energética complementa la estrategia europea de las tres erres; y solidario, ya que aplica el mismo precio a los 295 municipios gallegos que utilizan sus servicios, con independencia de sus particularidades y situación geográfica, debiendo soportar en muchos casos grandes costes de transporte derivados de la alta dispersión de la población. Y aún incluyendo el importe de los traslados, precisó que el canon de la compañía es uno de los más bajos de España.

Apuntó a que, en un período de dos años, el 55 por ciento del transporte de los residuos urbanos dentro del modelo Sogama se realizará por ferrocarril, garantizando con ello unas menores emisiones de CO2, pero también una mayor seguridad, el incremento de la carga útil, la eliminación del colapso circulatorio, una disminución del impacto paisajístico y, por supuesto, una notable reducción de las molestias ciudadanas.

Desveló que, si bien la planta de Cerceda es la segunda más grande de España, después de la de Tirme, sita en Palma de Mallorca, también es la que más megavatios produce por tonelada de basura tratada, pudiendo abastecer a una ciudad como Vigo. Esto quiere decir que más del 40 por ciento de la energía procedente en España a partir de residuos la genera Sogama, contribuyendo de esta forma al ahorro de costes derivados de la utilización de combustibles alternativos.

El complejo industrial de la Sociedad, que entró en explotación comercial en el año 2002, lleva 13 años en operación, tiempo en el que, a juicio de García Téllez, se ha acreditado sobradamente su solvencia técnica y su capacidad para dar un correcto tratamiento a la mayor parte de los desechos urbanos generados en Galicia.

OPTIMIZACIÓN DEL PROCESO

El Director General se mostró satisfecho por que en los últimos años se hubiese conseguido optimizar la gestión industrial de las instalaciones de la empresa, circunstancia que se ha traducido en una mayor eficiencia del complejo y un menor vertido. Este logro se reforzará en breve con la puesta en marcha de una planta específica para la recuperación de los envases contenidos en la basura convencional, contribuyendo a incrementar los niveles de reciclado y a disminuir las cantidades de desperdicios depositadas en el vertedero de Areosa.

Asimismo, la empresa abordará la construcción de una planta de compostaje con capacidad para 15.000 toneladas anuales y desarrollará un plan para la recuperación de entre 100.000 y 150.000 toneladas de escorias al año.

Y todo ello se ha venido aderezando con la progresiva implantación de un programa de compostaje doméstico que, a día de hoy ha alcanzado a 153 entidades (entre concellos, centros escolares y colectivos sociales) distribuyendo entre las mismas más de 4.500 compostadores con los que la Sociedad pretende posibilitar la fabricación de compost a partir de la materia orgánica generada en los mismos, extremo que reportará importantes beneficios ambientales, económicos y sociales para los entes locales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés