El Ayuntamiento de Madrid da ‘cerrojazo’ al glifosfato

El uso de este químico está contemplado en el contrato integral, adjudicado por el anterior equipo de Gobierno, como ha recordado el actual.

El Ayuntamiento de Madrid dejará de utilizar el herbicida glifosfato de forma progresiva para acabar con las malas hierbas de parques y jardines aplicando el principio de prevención, ha informado el Consistorio en un comunicado.

El uso de este químico está contemplado en el contrato integral, adjudicado por el anterior equipo de Gobierno, como ha recordado el actual.

El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó en marzo del pasado año del potencial cancerígeno de este producto, incluyéndolo en la misma categoría que el café o los teléfonos móviles. En noviembre del 2015, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria consideró poco probable que los productos fitosanitarios que contiene el glifosfato fueran cancerígenos.

Ante estos datos, el área de Medio Ambiente y Movilidad solicitó un informe a Madrid Salud, que concluye que «si bien en el momento actual su utilización está permitida a nivel europeo, las últimas consideraciones al respecto de su probable efecto cancerígeno, avoca a la consideración del «principio de prevención».

Por eso desde Madrid Salud se mantiene el criterio de evitar la utilización de productos fitosanitarios que contengan glifosfatos en el municipio de Madrid, en tanto no se aclare el debate científico.

Ahora el Ayuntamiento buscará otras alternativas para acabar con las malas hierbas de los parques y jardines madrileños. Ya está llevando a cabo varios tests con productos posibles y sustituirá el glifosfato por otros procedimientos menos lesivos.

Desde Equo, partido en el que milita la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, han destacado en un comunicado que el uso de este herbicida es legal. También señalan que el principio de precaución es una herramienta prevista en la legislación europea por la que se permite «reaccionar rápidamente ante un posible peligro para la salud humana, animal o vegetal o proteger el medio ambiente».

Dicho principio puede invocarse cuando un producto o proceso puede tener efectos peligrosos, identificados por una evaluación científica y objetiva.

Equo expone que en junio de este año termina la licencia actual del uso del glifosato en Europa y la Comisión Europea ha propuesto su renovación quince años más. «Numerosas asociaciones ecologistas ya han mostrado su rechazo a esta renovación. EQUO Madrid también se opone a la renovación de la licencia y celebra la aplicación del principio de precaución», han resaltado.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés